Félix Fernández Castro /

Aníbal Aguilar escribe un artículo titulado “Que vayan a borrar fronteras a su abuela” en www.boliviaviable.iwarp.com, y afirma: “Mi reconocimiento al pueblo patriota de Santa Cruz, todos los bolivianos debemos diferenciar entre el pueblo cruceño y la “nación camba”, término con el que quieren posesionar un “engendro” del Plan Alpaca una expresión de los intereses geopolíticos de Chile en Bolivia”. Aguilar G. denunció en octubre de 2005 y solicitó al comandante de las Fuerzas Armadas investigar a los que portando banderas chilenas desfilaron el 24 de septiembre en Santa Cruz (noviembre de  2007) y escribe:

“Hoy más que nunca debemos recordar la frase del libertador José Antonio de Sucre: “Aún pediré otro premio a la Nación entera y a sus administradores, el de no destruir la obra de mi creación, de conservar por entre todos los peligros la independencia de Bolivia y de preferir todas las desgracias y la muerte misma de sus hijos, antes que perder la soberanía de la República…”

Chile aprovecha la crisis financiera, trata de acelerar el fin de los estados nacionales

El capital financiero internacional está sumergido en una crisis similar a la de 1929, cuya salida fue Hitler, la balcanización, la invasión a la ex Unión Soviética. De manera similar, a la salida de 1929, pretendería ser descargada sobre países, que como Bolivia poseen reservas estratégicas de minerales, hidrocarburos y tratando de destruir los estados nacionales, en una globalización perversa de dictadura mundial borrando las fronteras de los países…La diplomacia y la geopolítica chilena con el lobby en el Norte del hemisferio pretenden acelerar los planes de augusto Pinochet y de Diego de Portales, que se propusieron destruir la obra colosal de Santa Cruz y de nuestra patria. Bases militares, coordinación entre fuerzas preparan el domino sudamericano. Algunos estados pueden ceder a cambio de ofertas de parte de la torta de la nación boliviana apetecida por todos, no valorada por los propios bolivianos.  

Se activa el Plan Alpaca de Pinochet 

Esto activaría lo que se ha implantado en la sociedad boliviana, a través de la paciente labor de los nuevos Lorenzos Claros (agente chileno en la guerra del pacifico 1879), a través de falsos humanistas, empresarios, neonazis y la operación borrar fronteras para eliminar todo rastro de patriotismo, enfrentar entre bolivianos para neocolonizarnos al amparo de los “cascos azules”, comandados por los expertos interventores en Haití e Irak, los mercenarios chilenos. Volverán a aparecer banderas chilenas, dizque banderas de la “independencia”, La operación del Cónsul de Chile en la feria del libro en La Paz, “sin fronteras” preparan la penetración de organizaciones bolivianas…se están moviendo en el Unionismo Juvenil, cual hordas nazis croatas. La patria no se divide ni se toca”.

 El 2008, el comandante chileno Oscar Izurieta afirma que su política de defensa es compatible con la cooperación internacional…el ejército chileno se moderniza por un cambio en las circunstancias internacionales, regionales y hoy el mundo se caracteriza por la globalización, sistemas democráticos, el libre mercado y la colaboración en misiones de seguridad, a las amenazas a los países como el integrismo, el populismo…”.

Este comandante chileno describió la alineación y dependencia ideológica de Chile. El 2018, el senador chileno Jorge Soria describe cómo esta conspiración está más vigente que nunca, pero muchos medios de comunicación bolivianos actúan como intervenidos por los intereses imperiales aliados de los chilenos. (Félix Fernández Castro es analista e investigador)

linkedin