La actual presidenta del club gualdinegro, Inés Quispe. (Foto: APG)

La Paz / Bolivia Deportes

La presidenta de The Strongest, Inés Quispe, anunció hoy que, si los jugadores de su club no se adecuan a la crisis que vive el fútbol, rebajando sus sueldos, renunciará a su cargo.

Indicó que se encuentra delicada de salud y que los médicos que le atienden le han recomendado bajar la tensión que acumula en su tarea dirigencial.

“La verdad es que estoy analizando esta situación porque se viene una recesión terrible y los clubes son entidades sin fines de lucro”, expresó.

Según Quispe, una salida a la situación crítica en la parte económica pasa porque los futbolistas “se toquen el bolsillo”. Dijo que hablará con ellos en su club y, según la respuesta que tenga, decidirá su situación como presidenta.

También señaló que está preocupada al mismo tiempo por las empresas que tiene con su familia y que no está en condiciones de descuidarlas.

“Si los jugadores cobran menos, tal como proponen los clubes, entonces uno puede seguir batallando hasta que vuelva el torneo. Si no, voy a tener que irme a casa, dejaría la institución con mucha pena. Es que tengo que pisar tierra para no cometer errores”, agregó.

El club atigrado pagó el sueldo de febrero y el 20 de abril tiene que pagar marzo.

Los clubes proponen que marzo se pague menos el 50% y en abril y mayo menos el 75%, pero los futbolistas rechazan la medida. La negociación está en pie estos días entre Fabol y una Comisión negociadora de la División Profesional y la Federación.

Al enterarse de la posición de Quispe, el dirigente Ronald Crespo expresó que no conoce oficialmente nada y que la presidenta cuenta con el respaldo total del directorio.