Raquel II

Claudio Sánchez *

Un inesperado retorno a la pantalla grande ha sucedido hace pocos días. La actriz de origen boliviano Raquel Tejada, conocida en el mundo entero como Raquel Welch, ha vuelto a ser parte de un largometraje que cuenta en su elenco con dos grandes figuras de la actuación, los mexicanos Salma Hayek y Eugenio Derbez. 

Cómo ser un latin lover (Ken Marino, 2017) es un largometraje que está hecho para el mercado latino de Estados Unidos, y que tiene la posibilidad de alcanzar cierto impacto comercial en las pantallas de Latinoamérica si es que se tiene en cuenta la promoción que se está haciendo. Basta decir que la película viene como una segunda ola luego del éxito de No se aceptan devoluciones (2013), que fue dirigida, producida y protagonizada por el propio Derbez y que se ha convertido en la película mexicana más taquillera de todos los tiempos. 

Raquel Welch vuelve al cine quizás en la mejor forma posible, en una película que tiene más de una carta para convertirse en uno de los éxitos del año, una comedia familiar que le permite a la actriz volver a los carteles de la gran industria y demostrar que no solo fue una sex symbol de los años sesenta, sino que tuvo una intensa y muy interesante carrera, la cual puede ser coronada con esta nueva incursión en el Séptimo Arte.

El mundo recuerda a Welch por haber sido una de las protagonistas de Un millón de años antes de Cristo (Don Chaffey, 1966), siendo ella la figura principal de un cartel que anunciaba: “Vea a Raquel Welch con el primer bikini de la historia de la humanidad”. La actriz no pudo, por muchos años, apartarse de esta imagen que la posicionó como una figura sexual más que como una actriz de gran capacidad actoral.

En esta nueva cinta, Raquel interpreta a Celeste, una millonaria a quien el protagonista (Derbez) quiere conquistar de cualquier manera. Cómo ser un latin lover nos devuelve a la boliviana más famosa del cine a las pantallas internacionales.

* Crítico de cine