(Fotos: Carlos Barrios)

Erika Ibargüen A./Bolivia Digital

Si no realiza actividad física, se destruye la masa muscular y ósea, como cuando está mucho tiempo en la cama por una enfermedad. Ahora no lo notará, pero cuando la cuarentena termine y deba realizar sus actividades diarias de forma normal, le costará mantener una caminata de 10 minutos o más.

Las mujeres atraviesan además otro problema: la caída de estrógenos a partir de los 40 años, esto hace más lenta la creación de masa ósea, por eso, los especialistas aconsejan hacer ejercicio con impacto.

Si hacerlo en esta etapa de encierro se le hace imposible, porque no tiene patio y tampoco cuenta con una máquina, el baile, saltar o trotar dentro de la casa para mantener sus huesos en buen estado es lo recomendable.

Claudia Tellería (28), una vecina de Villa Copacabana que estudió Cosmetología y Peluquería, y que trabaja en un salón de belleza hace cinco años, contó al periódico Bolivia que mantiene una rutina para evitar el sedentarismo.

“Normalmente estoy libre durante la mañana y tengo en casa dos mascotas que llevo a pasear al menos por una hora porque vivo en un departamento y de esa manera aprovecho para mantenerme activa, además de que me gusta cuidar mi figura y mi salud”, contó la entrevistada.

Sin embargo, su rutina cambió hace casi un mes por la cuarentena que se cumple en el país a causa del coronavirus y ahora pasa los días en su casa con un poco de charla con su madre, con quien vive, además de lectura, limpieza, cocina y paseando a los animalitos máximo cinco minutos dos o tres veces al día por el temor a que puedan infectarse y llevar el virus a su casa.

Como Claudia, muchas personas cambiaron su forma de vida de manera obligada y ya no saben qué hacer en casa, menos si no tienen mucho espacio para utilizarlo, lo que los lleva al sedentarismo.

“Aunque no es tan preocupante por el momento, porque se trata de una etapa que pronto acabará, es bueno hacer algo al respecto”, aconsejó el traumatólogo Boris Tarifa.

El especialista manifestó que no hay pretexto para no hacer ejercicios; más allá de ayudar a mantener un cuerpo esbelto, la salud es muy importante.

“Recostarse en el sofá y quedarse horas de horas viendo el celular o una película no es una buena idea, y no hablamos solo de sumar kilos o de darle espacio a la celulitis, hablamos de salud”, comentó.

Las personas tienen muy poca actividad y por tanto acostumbran a su corazón a trabajar poco. Cuando vuelvan a su vida normal, cualquier esfuerzo que hagan les parecerá “terrible”.

El ejercicio ayuda a controlar el colesterol, la tensión alta y el azúcar en la sangre. El sedentarismo también empeora la circulación y la eliminación de líquidos. Puede acabar la cuarentena con celulitis y con los tobillos hinchados.

“Muchos estudios avalan que hacer algo de ejercicio es muy valioso en un momento en el que todos queremos estar fuertes para no enfermarnos”, declaró Tarifa.

Aunque las personas coman lo mismo que hace un mes, pueden aumentar de peso si no se mueven, y además perder masa muscular debido a que su metabolismo se desacelera.

“El músculo necesita un mínimo de energía para mantenerse. Si cada vez hay menos músculo y la persona no se mueve, el cuerpo apenas quema calorías”, aseguró.

Y para hablar del estado de ánimo, consultamos a la psicóloga Mónica Soliz, quien recomienda que mantenernos activos durante estas semanas es clave a nivel psicológico.

“Al hacer ejercicio, nuestro cuerpo segrega endorfinas que mejorarán nuestro humor y el estado anímico. Mantener una rutina física te permite distraerte durante unas horas y desconectarte del exceso de información negativa, por lo que atenúas la ansiedad y cualquier otra sintomatología depresiva asociada a ella”, señaló.