Italia y España registraron un número récord de muertos en un día por el COVID-19.

Madrid, España / AFP

La pandemia del coronavirus, que ya mató a más de 26 mil personas en el mundo, siguió propagándose imparable hoy en Europa, donde Italia y España registraron un número récord de muertos en un día y el primer ministro británico, Boris Johnson, dio positivo.

El epicentro de la pandemia COVID-19 sigue en Europa con 313.801 casos oficialmente diagnosticados de los más de 572 mil de todo el mundo, según un recuento realizado por la AFP.

Pero con una progresión exponencial, a causa de la aceleración de tests, Estados Unidos tiene el récord como el país más afectado con más de 100 mil casos, más que Italia, con 86.498, y los 81.340 de China, cuna de la epidemia surgida a finales de diciembre.

América Latina y el Caribe llegaron hoy casi a los 10.500 casos declarados, de ellos 234 muertos.

Al reportar esta jornada un récord de casi 1.000 muertos en 24 horas, Italia —que espera que el pico de decesos llegue en pocos días— lidera la siniestra lista con 9.134, seguida de España (4.858), que también registró una nueva marca con 769 fallecidos en un día.

Les siguen China (3.292), Estados Unidos (1.544), Irán (2.378) y Francia (1.995).

«La carencia crónica mundial de equipos de protección individual es ahora una de las amenazas más inminentes para nuestra capacidad colectiva de salvar vidas», señaló hoy el máximo directivo de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Para hacer frente a la emergencia, el presidente estadounidense, Donald Trump, obligó por decreto al fabricante de automóviles General Motors a producir respiradores artificiales, vitales para los pacientes de la COVID-19.

Incluso a los más poderosos

Ante el avance de la enfermedad, Francia y Bélgica extendieron el confinamiento hasta, como mínimo, el 15 de abril y 18 de abril, respectivamente, e Irlanda lo impuso desde el viernes a medianoche hasta el 12 de abril. «Habrá que aguantar», dijo el primer ministro francés, Edouard Philippe.

Francia, que tiene más de 30 mil contagios, registró el jueves la muerte de una adolescente de 16 años, su víctima más joven del coronavirus, que suele atacar a las personas más mayores.

Como prueba de que el virus no respeta clases sociales, el primer ministro, Boris Johnson, y su ministro de Salud, Matt Hancock, anunciaron esta jornada que dieron positivo al virus.

Johnson tiene «síntomas leves» que no le impiden seguir dirigiendo la respuesta de su país a la pandemia que amenaza con colapsar los hospitales del Reino Unido.

Antes que el Primer Ministro, de 55 años, el príncipe Carlos, hijo de la reina Isabel II, y el príncipe de Mónaco, Alberto II, habían dado positivo, mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, están en cuarentena tras haber estado en contacto con contagiados.

El virus toma fuerza en América Latina y África

En América Latina ya hay órdenes de confinamiento obligatorio en países como Argentina, Bolivia, Venezuela, Colombia, Panamá o El Salvador, toques de queda prolongados en Chile Honduras, Perú y Guatemala, además de cierres de fronteras casi generalizados.

Cuatro pasajeros de edad avanzada murieron a bordo del crucero Zaandam, anclado frente a las costas de Panamá.

Los países con mayor número de contagios son Brasil, con 2.915 (77 fallecidos), Ecuador con 1.403 (34) y Chile con 1.610, (5), en tanto que Argentina registraba 589 casos y 12 muertos.

Aunque Brasil es el más afectado, el presidente Jair Bolsonaro —que ha minimizado la pandemia— y su hijo senador, Flavio Bolsonaro, promovieron en sus redes acciones y mensajes que atacan la restricción de circulación como medida para enfrentarla.

América Latina tiene, al igual que África, elevados índices de pobreza y varios países ya atravesaban crisis internas.

En toda África, el virus seguía propagándose hoy como reguero de pólvora, y registra ya 3.826 infectados y 114 fallecidos.

En el continente africano, Sudáfrica inició el confinamiento de su población por tres semanas y registró sus primeros dos muertos.

El país más industrializado de África es, de lejos, el más afectado por la COVID-19, con 927 casos entre sus 57 millones de habitantes.

El Gobierno decretó confinamiento para «prevenir una catástrofe humana de enormes proporciones», dijo el presidente Cyril Ramaphosa.

En Kinshasa, la capital superpoblada de la República Democrática del Congo, el confinamiento se aplazó por miedo a la «inseguridad» después de la subida de precios de los bienes de primera necesidad.

En algunos países musulmanes muchos fieles acudieron en masa a las mezquitas para la oración del viernes, como en Pakistán, Afganistán o Indonesia.

«Alá protegerá a los musulmanes de los desastres causados por el coronavirus», aseguró un imán en una mezquita abarrotada en Kabul.

En Roma, por primera vez en la historia, el papa Francisco ofreció en soledad una oración en la plaza de San Pedro, a la que está prohibido acceder.

Recesión

Muy preocupados por la aceleración de la pandemia en Europa y Estados Unidos, los mercados cayeron estrepitosamente hoy, en medio de advertencias de que la economía mundial ya entró en recesión.

A los programas de rescate lanzados por varios países se suma desde el jueves el anunciado por los líderes del G20. Las potencias prometieron inyectar 5 billones de dólares para dar oxígeno a la asfixiada economía.

Está «claro» que la economía mundial entró en recesión a causa de la pandemia, advirtió la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

Los mercados emergentes necesitan, por su parte, unos 2,5 billones de dólares, según el FMI.

El nuevo coronavirus ha paralizado la actividad en numerosos sectores y llevado a más de 3.000 millones de personas a confinarse en sus casas.

Los bancos europeos deberían renunciar a repartir beneficios como mínimo hasta octubre, advirtió el Banco Central Europeo.

La pandemia provocará una caída del 20 al 30% del turismo mundial en 2020, alerta la Organización Mundial del Turismo.

Pese a su rivalidad, China y Estados Unidos «deben unirse contra la epidemia», subrayó el presidente Xi en una conversación telefónica con Trump.

En un contexto de división entre los socios de la Unión Europea por la respuesta económica a la crisis, el dirigente español Pedro Sánchez dijo que el bloque no debe «volver a fallar a la ciudadanía» mostrándose insolidario.

En una entrevista a varios periódicos italianos, el mandatario francés, Emmanuel Macron, favorable a los «coronabonos» frente a las «reticencias» de Alemania, hizo un llamamiento a la solidaridad presupuestaria.