La ministra de Salud, Eidy Roca. (Foto: Ministerio de Salud)

ABI

El Gobierno nacional y autoridades de Santa Cruz acordaron fortalecer la estrategia de vigilancia comunitaria para prevenir un posible repunte de los contagios del coronavirus COVID-19.

«Hemos visto la importancia del fortalecimiento del primer nivel de atención, es decir, de los centros de salud para mejorar la atención de la población en sus distintos barrios», dijo la ministra de Salud, Eidy Roca.

Uno de los puntos clave para controlar la propagación de la pandemia es el trabajo de las brigadas comunitarias de salud en la detección precoz de casos sospechosos COVID-19.

En ese sentido, el plan de fortalecimiento fue revisado por el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, y la alcaldesa interina, Angélica Sosa, y quienes ratificaron su apoyo a las brigadas.

Según la Ministra, el trabajo conjunto entre municipios y el Sedes permitirá la disminución de casos y recomendó no descuidar las medidas de prevención, en especial, el distanciamiento físico.

A su vez, el responsable del Sedes aseguró que la vigilancia epidemiológica departamental será reforzada con equipos de profesionales que están siendo contratados por el Ministerio de Salud para velar por la salud integral de población.

«Hemos recibido toda una nueva estrategia planificada del Ministerio de Salud (…) para el fortalecimiento del primer nivel con el despliegue de brigadas comunitarias para la atención a los vecinos y poder brindar lo que el paciente o lo que el vecino necesita», enfatizó.

La Alcaldesa de Santa Cruz llamó a los habitantes a formar parte de la red de vigilancia y facilitar el trabajo de los brigadistas, que tocarán las puertas de sus domicilios para atender a las personas que se encuentren enfermas.

Santa Cruz, que llegó a una «meseta» de contagios, acumuló hasta ayer 39.113 casos positivos de coronavirus, de los que 10.179 pacientes todavía tienen el virus activo en su organismo.