POLXX-F1-ENCARGADO -XXX

 

Redacción Bolivia/Edición Impresa

Entrevista a Bruce Williamson, Encargado de Negocios de Estados Unidos en Bolivia

“Apoyaremos los esfuerzos de Bolivia por llevar a   cabo unas elecciones libres, transparentes y justas.

Las relaciones entre los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos “están en un franco proceso de recuperación”, resalta Bruce Williamson, encargado de Negocios del país del norte en La Paz, donde se encuentra desde diciembre de 2017.

Antes se desempeñó como vicesecretario adjunto en la Oficina de Recursos Humanos del Departamento de Estado. El diplomático, que cuenta con más de 33 años de experiencia en el servicio exterior estadounidense, respondió en los siguientes términos al cuestionario que le hizo llegar el periódico Bolivia:

¿Cómo evalúa el estado de las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos?
La amistad entre Estados Unidos y Bolivia es fuerte y de larga data, y está fundada en los sólidos valores democráticos que compartimos y en la relación de pueblo a pueblo. Las relaciones entre ambos gobiernos están en un franco proceso de recuperación, y son ahora más amplias y fluidas, luego de un período de distanciamiento.

Desde hace 11 años no se cuenta con embajadores, ¿en qué medida afecta el que las relaciones no estén a ese nivel?
La relación de pueblo a pueblo es lo que hizo que todos estos años nuestra presencia en Bolivia sea de profunda amistad, de lazos duraderos, de respeto y de compartir intereses comunes. Nuestros valores democráticos compartidos apuntalan las relaciones de persona a persona entre nuestros países, que incluyen cientos de jóvenes que estudian en el extranjero cada año y más de 300 mil residentes bolivianos en los Estados Unidos. Tanto la misión diplomática de Bolivia en Washington como la misión diplomática de mi país en La Paz están dirigidos por diplomáticos profesionales con décadas de experiencia manejando relaciones bilaterales.

¿Cuáles son las principales áreas de cooperación de Estados Unidos a Bolivia?
El comercio es un elemento fundamental de nuestra relación con Bolivia, en razón de la naturaleza complementaria de nuestras dos economías. Estados Unidos es el país que importa la cantidad y variedad más amplia de productos bolivianos con valor agregado.

En el área del Medio Ambiente, el Servicio Forestal de Estados Unidos (USFS) coordinó este año una serie de actividades de intercambio con gobiernos departamentales y municipales para combatir incendios forestales, y esto ha permitido un mejor trabajo conjunto para ayudar a controlar los incendios forestales en la Chiquitania con apoyo técnico y material.

La Embajada de Estados Unidos cuenta con una amplia gama de programas educativos, entre los que se destacan los de enseñanza y capacitación de más de mil maestros del idioma inglés en instituciones bolivianas y los programas de becas para realizar estudios universitarios en Estados Unidos. La Oficina Cultural proporciona 400 becas para aprender inglés a estudiantes de secundaria en casi todo el país. Para estudiantes de secundaria, ofrecemos el programa de Youth Ambassadors o Jóvenes Embajadores, que consiste en un viaje de varias semanas a los Estados Unidos, que les permite conocer a la gente y la cultura de este país. Asimismo, ofrecemos dos campamentos de ciencias para jóvenes en Estados Unidos. Y, claro, el programa estrella para becas de maestría es la Beca Fulbright, una de las más prestigiosas del mundo.

La Embajada apoya a proyectos de preservación cultural en áreas rurales y urbanas por medio de la restauración, protección, actualización tecnológica y rescate de sitios y monumentos históricos. El Fondo para la Preservación Cultural ha proporcionado ayuda financiera a 19 proyectos de preservación cultural en Bolivia, desde 2001. Recientemente, la Embajada contribuyó con la restauración de mausoleos patrimoniales y lápidas en el Cementerio General de La Paz.

Desde 2010, el programa “Estados Unidos y Bolivia unidos en la lectura” ha presentado libros y otras publicaciones a más de 150 bibliotecas municipales y comunales, bibliotecas públicas en unidades educativas y bibliotecas universitarias. La Embajada tiene la gran satisfacción de haber entregado una selección de casi 50 mil libros publicados en lengua española. 

La Embajada también organiza programas culturales que incluyen conciertos con artistas estadounidenses y clases magistrales para jóvenes artistas bolivianos. Asimismo, cada año ofrece ciclos de cine y auspicia diversas presentaciones culturales.

El Gobierno boliviano designó recientemente  a un nuevo diplomático (Óscar Serrate) con la intención de fortalecer las relaciones comerciales e inversiones con su país. ¿Considera que las perspectivas son alentadoras, positivas?

Sí, por supuesto que lo son. En 2018, los flujos del comercio bilateral alcanzaron la suma de 1.150 millones de dólares, convirtiendo a Estados Unidos en el cuarto mayor socio comercial de Bolivia. Estados Unidos importa la más amplia variedad de productos bolivianos, en comparación con cualquier país individual en el mercado mundial. Por ejemplo, el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha reasignado este año la cuota de azúcar que desea comprar a Bolivia a 9.663 toneladas métricas, un incremento de 1.239 toneladas, para el año fiscal 2019. Por otro lado, Estados Unidos es el segundo mercado más importante para las exportaciones bolivianas y somos uno de los principales socios comerciales de Bolivia. La mayor parte de las exportaciones bolivianas a Estados Unidos son manufacturas que crean más oportunidades para los bolivianos que la exportación de recursos naturales o materias primas puras. Las importaciones que realiza Bolivia de Estados Unidos se concentran en bienes de capital e insumos para la producción. Esto tiene una doble importancia: los productos estadounidenses contribuyen en el proceso productivo de Bolivia y no crean competencia para los productos hechos en Bolivia. El tema del intercambio comercial es un asunto prioritario para nuestra misión aquí y de particular interés para mí, y pienso que ahora hay un gran potencial para expandirlo todavía más.

El actual Gobierno, por ser de transición, dejó la tarea de restablecer relaciones plenas con EEUU a un nuevo Órgano Ejecutivo. ¿La administración Trump comparte ese     interés o qué condiciones     se deben cumplir?
El restablecimiento de relaciones plenas es un largo proceso que depende de ambos gobiernos. Tenemos un requerimiento para establecer primero un diálogo, y luego poder avanzar en temas específicos. Esto es prioritario y esencial para nosotros. Estamos enfocados ahora en apoyar a Bolivia en procurar que la transición democrática refleje la voluntad de su pueblo.

Después de los recientes sucesos, Bolivia se apresta a vivir un nuevo proceso electoral. ¿Qué opina al respecto?
Junto con la comunidad internacional apoyaremos los esfuerzos de Bolivia por llevar a cabo unas elecciones libres, transparentes y justas. Además, Estados Unidos estará presto a colaborar con el Gobierno elegido democráticamente por los bolivianos. Sobre la base de los valores y aspiraciones que compartimos, podemos aprender del pasado para crear un nuevo futuro para nuestros pueblos.

En el tiempo que se encuentra en funciones, seguramente tuvo la oportunidad de conocer Bolivia. ¿Qué impresión tiene del país y del pueblo boliviano?
He tenido el privilegio de conocer muchas regiones de este hermoso país, pero lo que más me ha impresionado es su gente y la fuerza de sus convicciones democráticas. Tuve la oportunidad de ver de cerca la lucha por la defensa del voto, y puedo decir que admiro profundamente al pueblo boliviano, y sobre todo a la juventud, por defender su democracia y su Constitución con tanto valor y compromiso.