El periodismo se enfrenta a nuevos retos durante la pandemia del covid-19. (Foto: RRSS)

Reynaldo González/Bolivia Digital

Como un día para rendir homenaje a los periodistas que trabajan al servicio de la sociedad, así es entendido el Día Mundial de la Libertad de Prensa celebrado cada 3 de mayo.

La fecha, conmemorada por declaratoria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde 1993, también es exaltada como un día para reconocer el trabajo de los periodistas en defensa de la democracia y la libertad. Al menos, así lo entiende la presidenta constitucional de Bolivia, Jeanine Áñez, quien agradeció el trabajo de los periodistas bolivianos y destacó su importancia.

“La libertad de prensa es la base de un país libre. Defender este derecho es defender la democracia”, escribió en su cuenta de Twitter.

Por su parte, la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia (CSTPB) resaltó la importancia de la libertad de prensa en medio de la emergencia mundial del coronavirus (COVID-19).

A propósito de llamar la atención sobre la situación de los trabajadores de la prensa en la pandemia, los periodistas bolivianos también conminaron a las autoridades a aplicar un plan de acción para la creación de un entorno de trabajo “más libre y seguro”, así como la dotación de elementos adecuados de bioseguridad en su labor.

En este sentido, la CSTPB aprovechó la celebración para convocar a una jornada de reflexión y compromiso “para hacer un llamado a defender la libertad de prensa y la salud de los bolivianos, en estricto cumplimiento a las normas nacionales y convenios internacionales”.

El 3 de mayo fue proclamado por la Asamblea General de la ONU siguiendo la recomendación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La fecha se eligió para que coincidiera con el aniversario de la Declaración de Windhoek, en la que los representantes de medios de comunicación africanos que participaban en un seminario organizado por la Unesco en la capital de Namibia elaboraron un documento en el que recogían los principios de la libertad de prensa.

Según establece el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la libertad de expresión es un derecho fundamental: «Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión».

Teniendo en cuenta ese derecho, el Día Mundial de la Libertad de Prensa es una oportunidad para recordar a los gobiernos que es necesario respetar la libertad de expresión y concienciar sobre los problemas de la libertad de prensa y la ética profesional.