SEG8 - F1 - DONACIÓN - BOLIVIA

 

Roberto Medina Buezo – Edición impresa

Luego de que la Policía Boliviana sufrió la destrucción de sus inmuebles, vehículos, documentos y otros equipos, un grupo de residentes bolivianos en Estados Unidos no quiso quedar indiferente, es así que organizó varias kermeses en el país del norte para recaudar dinero y comprar algunos insumos de primera necesidad.

Los residentes en el estado de New Jersey lograron recaudar más de 30 mil dólares, con los que compraron cocinas, microondas, refrigeradores, ollas y otros insumos que serán distribuidos en las unidades policiales que más pérdidas sufrieron durante las protestas del 11 de noviembre, especialmente en la ciudad de El Alto.

En un acto emotivo que se realizó ayer por la mañana en el Distrito Policial 3, en Ciudad Satélite, Gabriel Sánchez y Hernán Valverde hicieron la entrega y aprovecharon la oportunidad para agradecer a la Policía por el apoyo que brindó a todos los bolivianos durante los días de conflicto.

“La Policía ha jugado un rol esencial en recuperar la democracia y ahora todos debemos recuperar la institucionalidad y los valores. A nombre de todos los bolivianos, sobre todo de los que están allá, gracias por volver a unirnos con base en el amor”, manifestó.

Los donativos serán entregados al Comando Regional, Comando Departamental, FELCC y FELCV de El Alto, y a las estaciones policiales integrales (EPI) Huayna Potosí, Alto Chijini, Tarapacá, Alto Lima, Chasquipampa, Ciudad Satélite y Villa Tunari.

Por su parte, el coronel Rodolfo Montero, comandante de la Policía, agradeció la colaboración, pero sobre todo a los vecinos de Ciudad Satélite por la ayuda brindada durante las protestas.

“En el momento de mayor conflicto los habitantes de la zona salieron con la idea de proteger y resguardar esta EPI. Gracias por unirse a su Policía y evitar que grupos de vándalos quieran destruir lo que costó años construir. Esta ayuda es muy importante porque será repartida entre varias unidades, entonces nos queda el compromiso de servir de la mejor manera a la población”, dijo.

Suboficial Alcón

De igual manera, los residentes enviaron 1.000 dólares que Gabriel y Hernán entregaron a los tres hijos del suboficial Juan José Alcón, el uniformado que perdió la vida luego de ser golpeado por una turba que ingresó al Comando Regional alteño.

Alcón permaneció una semana en cuidados intensivos en el Hospital Obrero; sin embargo, su organismo no resistió la gravedad de las lesiones.

Juan Manuel Alcón, el hijo mayor del suboficial, agradeció la colaboración económica y la que le brinda la Policía, ya que ese dinero lo usará para continuar con sus estudios de diseño gráfico, mientras que su hermana menor, Dana, lamentó la forma en que murió su progenitor, aunque le queda el consuelo de que es considerado héroe.

Ambos, por separado, se comprometieron a sacar a su familia y hermano menor adelante.