Con la llegada al país del primer lote de 170 respiradores, el Gobierno comenzó este viernes la distribución a los hospitales de Cochabamba y Beni para la atención de los pacientes infectados con el coronavirus. (Foto: APG)

Fran Acarapi / Bolivia Digital

Con la llegada al país del primer lote de 170 respiradores, el Gobierno comenzó este viernes la distribución a los hospitales de Cochabamba y Beni para la atención de los pacientes infectados con el coronavirus. Este hecho hace que Bolivia fortalezca aún más su sistema de salud para enfrentar la pandemia mundial.

Según el Gobierno, 30 ventiladores fueron destinados a Santa Cruz, otros 30 serán enviados a La Paz y el resto a otras ciudades.

La presidenta Jeanine Áñez oficializó hoy la entrega de 11 respiradores o también denominados ventiladores al departamento de Beni, que junto con Santa Cruz son las regiones más golpeadas por la pandemia. Asimismo, realizó la dotación de 20 respiradores a Cochabamba, que también se benefició con 350 ítems de salud.

“La entrega de 350 ítems de salud y 20 respiradores en Cochabamba servirá para mejorar la atención de pacientes. Nuestra prioridad es cuidar de los bolivianos. Tenemos un Plan de salud y estamos a la espera de más insumos para seguir reforzando el sistema de asistencia sanitaria”, escribió Áñez en su cuenta de Twitter @JeanineAnez.

En otro tuit, la Jefa de Estado aseveró que el Gobierno redobla los esfuerzos para enfrentar el virus.

“Sabemos que son momentos duros, pero tengo fe de que de esto saldremos unidos y en paz. Dejemos de lado las confrontaciones, trabajemos juntos frente al virus”, mencionó.

En el marco del plan de fortalecimiento del sistema de salud, el Gobierno también impulsa la implementación de al menos 41 hospitales y más de 1.500 camas para pacientes con el coronavirus en diferentes regiones del país. (Foto: APG)

Estrategia nacional

Durante el tiempo que lleva la cuarentena, cuya medida comenzó el 22 de marzo, el Ejecutivo aplica una Estrategia Nacional de Respuesta al COVID-19 que incluye cuatro pilares para reforzar la capacidad de diagnóstico, aislamiento, hospitalización y monitoreo de contactos de personas infectadas con el coronavirus.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, el pilar del diagnóstico tiene que ver con la implementación y el fortalecimiento de laboratorios para el análisis rápido, preciso e identificación de posibles casos de coronavirus.

El segundo pilar es el aislamiento de casos sospechosos y confirmados de COVID-19, por lo que se habilitan numerosas instalaciones para albergar a los pacientes y evitar contagios.

El tercer pilar se refiere a la hospitalización, se orienta al fortalecimiento de los servicios hospitalarios, sobre todo para pacientes con el virus en lo que se refiere a terapias intensivas.

En tanto que el cuarto pilar apunta al monitoreo de los contactos de pacientes con COVID-19, lo cual es muy importante para evitar la transmisión del virus.

Mejor equipamiento

En el marco del plan de fortalecimiento del sistema de salud, el Gobierno también impulsa la implementación de al menos 41 hospitales y más de 1.500 camas para pacientes con el coronavirus en diferentes regiones del país.

El 10 de mayo, el ministro de Salud, Marcelo Navajas, señaló que “día que pasa estamos mejor equipados para enfrentar esta epidemia. Los bolivianos tienen que saber que nuestro sistema de salud está pudiendo responder cada vez mejor. Estamos todos, incluyéndome a mí, más tranquilos».

Según la autoridad, con todo lo que se realiza, la proyección es que el sistema de salud estará un 200% más preparado que al principio de la pandemia en el territorio nacional.

El 9 de mayo, el director del Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) de La Paz, Christian Trigoso, informó que los laboratorios estatales emplazados en el eje del país procesaron cerca de 10 mil pruebas de COVID-19 durante dos meses de servicio.

La proyección del Ministerio de Salud es incrementar el número de las pruebas de coronavirus con la instalación de laboratorios en los nueve departamentos del país con equipos de tecnología PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa) y GeneXpert (Biología Molecular automatizada en tiempo real).

En ese marco, el 30 de abril, el ministro Navajas sostuvo que el Ministerio de Salud acelera la implementación de laboratorios en todos los departamentos del país.

“Podemos decir que a partir de los siguientes días estamos en capacidad de realizar 236 pruebas por día para llegar al orden de las 10 mil el próximo mes; es decir que progresivamente se instalan los laboratorios, están llegando las pruebas, cada vez hacemos más pruebas”, apuntó.

En el país, las pruebas están categorizadas en dos tipos. Las primeras son las que se realizan en los termocicladores de PCR. Bolivia cuenta con cinco laboratorios que están disponibles en las ciudades de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Chuquisaca y Tarija.

El país tendrá más de 600 respiradores

Hasta finales de julio, Bolivia contará con más de 600 nuevos respiradores artificiales, anunció el ministro Navajas.

En entrevista con Bolivia TV, explicó que los primeros 170 respiradores de emergencia que llegaron el jueves a territorio nacional son solo un primer lote “de emergencia” adquirido por el Gobierno. De momento, la autoridad confirmó para la próxima semana el arribo de un lote integrado por 140 de estos equipos médicos.

Según precisó, los próximos lotes en llegar al país estarán conformados por respiradores convencionales de mayor complejidad técnica. Estos serán distribuidos en los centros médicos de los nueve departamentos.

“Los equipos llegados ayer (por el jueves) son los únicos que hemos comprado de emergencia. Los otros, que son los convencionales, llegarán hasta un número de 530 o 560. Con certeza que vamos a pasar de los 600 respiradores hasta finales de julio”, explicó.

Navajas indicó que el primer lote de equipos que está siendo distribuido a las distintas regiones de Bolivia está conformado por respiradores de emergencia de “fácil utilización” destinados a salvar vidas en casos de emergencia.

“En esta primera etapa los respiradores servirán en la primera ayuda para alguien que los necesite en lugares en que no existan respiradores convencionales y para el uso de terapistas médicos que no sean capaces de manejar respiradores de alta complejidad”, explicó.

Sobre los equipos de marca Siemens fabricados en España, Navajas complementó que se trata de respiradores muy utilizados en Europa durante la pandemia del COVID-19 dado que “se pueden usar no solamente en hospitales en emergencias en terapias intermedias e intensivas, sino también en centros que no cuentan con un terapista formado y con respiradores convencionales”.

Asimismo, la autoridad de Salud declaró que los próximos lotes de ventiladores en arribar al país incluirán otros equipos de terapia intensiva, como monitores, bombas de infusión, camas, entre otros.