V.CH.O./Bolivia /Edición Impresa
D
esde lejos yo regreso, desde aquellos horizontes que se escapan, hoy regreso a tu infinito Pachamama, dice la cueca El regreso de Matilde Casazola, que bien puede graficar la situación del escritor Juan Claudio Lechín, quien decidió retornar al país después de 10 años, acogiéndose a una resolución ministerial que aprobó el gobierno de Jeanine Áñez, que le garantiza un debido proceso judicial.

La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, dio la bienvenida a Lechín en una conferencia de prensa ofrecida en La Casa Grande del Pueblo.

En su alocución, el literato paceño recordó que su “calvario” empezó cuando tuvo que defender a su hijo de un pleito particular, el cual lo tuvo por varios años caminando en los estrados judiciales, debido a la influencia política que dilató ese caso.

“Desde que hicimos la huelga de los dos tercios el primer año del gobierno de Morales sufrimos una persecución durísima; nos acosaban en la casa, nos amenazaban por teléfono de muerte, lo normal que hizo el régimen anterior”, denunció.

En 2009, Lechín se vio obligado a salir del país por dicha persecución y desde ese año se ocupó de denunciar sistemáticamente los excesos de los gobiernos boliviano y venezolano en diversos foros internacionales, a la par de escribir más de 200 artículos de denuncia en diferentes periódicos del exterior. 

La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, a tiempo de agradecer la presencia de Lechín, destacó que “en este Gobierno de transición —en el que la resistencia democrática de los bolivianos está recuperando la democracia— Juan Claudio Lechín decidió volver al país y sentir esta brisa, este aire democrático que ya estamos respirando los bolivianos”, manifestó.

Lechín estuvo en Perú y, según la biografía de su blog, también vivió en Italia, Venezuela y Estados Unidos.