El país regresa a la normalidad. Se levantaron los bloqueos camineros y la circulación vehicular es la habitual. La venta de combustibles es la cotidiana, al igual que el suministro de garrafas de gas licuado de petróleo (GLP) y el abastecimiento de los alimentos de la canasta familiar en los mercados. 

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, informó que en Bolivia  “se restablecieron las actividades en un 100%”, luego de algo más de un mes de marchas y bloqueos.

La autoridad manifestó que el pueblo comprende que la única manera de ponerle el hombro a Bolivia es trabajando y restableciendo las actividades educativas, económicas y comerciales.

El viceministro dijo que confía en que primen la cordura, la apuesta por la patria, la pacificación y el orden, y permitan una “desmovilización total en Bolivia”.

Precisamente ayer, la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, destacó como una buena noticia que contribuye a pacificar el país el hecho de que los productores de coca del trópico de Cochabamba hayan procedido a declarar un cuarto intermedio en su bloqueo, es decir que se restablece la vinculación caminera entre Cochabamba y Santa Cruz.

La autoridad destacó que algunos grupos radicales hayan entendido que primero está Bolivia y enfatizó que el actual Gobierno haya respondido a las demandas ciudadanas con prontitud al promulgar una ley para la realización de las elecciones generales y al designar a un vocal con credenciales solventes para integrar el Órgano Electoral.

En ese contexto, el vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, Andrónico Rodríguez, indicó que se determinó cuarto intermedio en el bloqueo de la carretera hacia Santa Cruz, que comenzó hace dos semanas.

“Se declara un cuarto intermedio a partir del día de hoy, 26 de noviembre de 2019, hasta que el Gobierno cumpla con los acuerdos y compromisos asumidos recientemente con los sectores movilizados en el país (…). En cualquier momento, si hay incumplimiento de este Gobierno, inmediatamente nos movilizamos”, señaló al final de un ampliado realizado en la localidad de Lauca Ñ, en el trópico de Cochabamba, según informó la agencia ABI.

Sostuvo que la resolución fue incluida en un acta de siete puntos consensuados con los sectores sociales que se movilizaron en todo el país por el conflicto político-social, entre ellos el Distrito 8 de la ciudad de El Alto, Yapacaní y el norte de Potosí.

Manifestó que entre las determinaciones está un acápite principal de la declaratoria de estado de emergencia a la espera de la aprobación inmediata de una ley de garantías políticas que está en debate en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Al restablecimiento de la circulación vehicular en el Chapare se suma el abastecimiento de los mercados en todo el país con alimentos de diversa naturaleza que son expendidos de manera habitual.

La venta de combustibles como la gasolina, diésel, así como las garrafas de GLP, también se realiza normalmente.

Al respecto, la titular de Comunicación destacó que a 12 días del Gobierno de transición al mando de la presidenta Jeanine Áñez, se respira un ambiente de tranquilidad y pacificación en Bolivia gracias a que primó el diálogo y la concertación para la conciliación.

 

“Yo creo que ya hay un ambiente de tranquilidad, de normalidad; creo que incluso las personas radicales se dieron cuenta de que en primer lugar está Bolivia, en segundo lugar está Bolivia y en tercer lugar está Bolivia”, dijo la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga.