• Telesur/

Autoridades argentinas revelaron que Gabriel Carrizo, el cuarto detenido por el fallido intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner, tenía planes de asesinar a Máximo Kirchner, hijo de la actual vicepresidenta de ese país.

“Estamos pensando en matar al jefe de La Cámpora esta vez”, se lee en un mensaje de texto extraído del celular de Carrizo y que envió dos horas después de que Fernando Sabag Montiel gatillara un arma de fuego contra la expresidenta argentina (2007-2015) el 1 de septiembre, revelaron medios locales de comunicación.

La Cámpora es la organización política que dirige Máximo Kirchner, hijo de Cristina Fernández y del fallecido exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007).

“Están llegando todos. Vamos a tener una reunión grupal”, agregó Carrizo en el mensaje enviado a una persona identificada en sus contactos como ‘Jony White’.

El viernes, la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rivolo interrogaron a Carrizo, quien se limitó a responder preguntas de su abogado, aunque rechazó haber sido partícipe de la planificación del ataque contra la Vicepresidenta.

Las investigaciones indican que el detenido reveló a un familiar que proporcionó una pistola calibre 22 a Sabag Montiel, punto que el investigado dijo fue “una broma”.

Además de Carrizo y Sabag Montiel, se encuentran detenidas por su presunta responsabilidad en el hecho Brenda Uliarte, la pareja del presunto autor del fallido atentado, y Agustina Díaz, quien habría reprochado que el plan hubiera salido mal.

Atentado contra Cristina Fernández

  • El 1 de septiembre, un atacante armado intentó disparar a la Vicepresidenta cuando ella saludaba a sus simpatizantes.
  • Kirchner no resultó herida, pues el arma, que estaba cargada, no funcionó, según dijeron las autoridades.
  • El hombre que gatilló la pistola, ciudadano brasileño de 35 años, fue detenido.