El alcalde de La Paz, Luis Revilla tomó previsiones para arrendar Centro de Aislamiento. (Foto: GAMLP).

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

El alcalde Luis Revilla informó hoy que el contrato de alquiler del ex hotel Radisson, que funciona como Centro de Aislamiento, terminará en cuanto cese la emergencia sanitaria, lo que podría ser antes de los 12 meses.

La Alcaldía tomó las previsiones necesarias, con cláusulas específicas en el arrendamiento, para dar un uso adecuado a las instalaciones del Hotel Real Plaza. Por ejemplo, no se paga el día que no se utilicen los ambientes.

“Si bien es un contrato de un año, si la emergencia se resolviera en seis meses y ya no necesitáramos el hotel, inmediatamente el contrato se extingue; si hay un día en el que no se utiliza el hotel tampoco se cobrará por esa jornada”, afirmó el burgomaestre.

Aclaró que la decisión del alquilar ese espacio, que tiene un costo de Bs 11 millones por doce meses, fue acordado de manera conjunta en el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), que lo integran autoridades del Gobierno nacional, subnacionales de La Paz, la Policía y las Fuerzas Armadas.

“La Organización Mundial de la Salud nos ha felicitado por esta decisión del hotel y vamos a continuar”, subrayó el Alcalde.

“Los documentos son públicos, la decisión de contratar el hotel fue adoptada con los ministros, con el COED, porque sabíamos que teníamos que aislar lo más pronto posible a los pacientes con síntomas leves”, señaló Revilla. Explicó que, de no hacerlo, el virus se propagaría con más rapidez, porque estas personas saldrían a la calle, los mercados, farmacias y otros espacios públicos.

El burgomaestre subrayó que la principal tarea en esta emergencia sanitaria es “cuidar la salud de los paceños”.