Eco 5 - F1- Gasoducto_Archivo

 

Redacción central – Edición impresa

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, informó que el Gobierno prevé revisar la adenda de contratos por venta de gas a Brasil y Argentina, una vez que YPFB concluya los estudios referidos a la producción y reservas.

“El trabajo de esta gestión (Gobierno transitorio), pero fundamentalmente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), es hacer una revisión y levantar un informe detallado  respecto al nivel de producción y reservas de gas que se tiene para que realmente podamos hacer un negocio serio con nuestros clientes, porque no podemos vender lo que no tenemos (…), y no podemos hacer negocio con lo que no existe”, mencionó la autoridad en conferencia de prensa.

Detalló que pese a los conflictos sociales, la rotura del Gasoducto Carrasco Cochabamba y el bloqueo a la planta de Senkata, se cumple a cabalidad con los volúmenes demandados por Argentina y Brasil, pero si continúan podrían afectar la actividad hidrocarburífera del país.

“En este momento hay normalidad en todo lo que es la venta de gas, por ahora podemos despreocuparnos hasta que revisemos el nivel de afectación, en cuanto a reservas y producción”, recalcó Zamora.

Respecto a Brasil, mencionó que se analiza la posibilidad de tener un contacto bilateral entre las principales autoridades de Estado (la presidenta Jeanine Áñez y su homólogo Jair Bolsonaro) para definir un criterio de alto nivel y poder avanzar con las negociaciones, tanto en costos como en volúmenes de exportación.

Paralelo a ello, argumentó, se continuará con la apertura de nuevos mercados para la venta de urea, gas licuado de petróleo y restablecer los contactos y canales comerciales que se han tenido con Perú y Paraguay, que son dos mercados posibles para los hidrocarburos bolivianos.