El abogado Reynaldo Peters Arzabe, rodeado por sus familiares.

Mauricio Quiroz / Bolivia Digital

Fue hace un mes, el 23 de febrero, cuando celebró su cumpleaños 74. Las fotos que su hijo, Pato Peters, exhibió ayer en sus redes sociales están marcadas por la gratitud por su legado. Ayer falleció el hombre que luchó contra las detenciones indebidas de la dictadura de Hugo Banzer desde una celda de la desaparecida Dirección de Inteligencia Nacional (DIN).

Los familiares de este dirigente del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) informaron que su cuerpo será cremado y que, debido a la actual emergencia sanitaria derivada de la pandemia de coronavirus, no se instaló un velatorio.

Pato Peters, un productor musical que radica en Santa Cruz de la Sierra, exteriorizó su profunda tristeza por no estar junto a su padre durante su convalecencia final ni para participar en las exequias.

“Mi viejito, Reynaldo Peters Arzabe, acaba de fallecer. No puedo describir mi dolor”, expresó.

En 1972, cuando tenía 26 años, Peters Arzabe fue detenido por agentes de la dictadura de Hugo Banzer; recibió un golpe en la cabeza con la cacha de un revólver y desde entonces tuvo problemas para ver. Las personas que lo conocieron recordaron que el abogado usaba una lupa de gran poder para poder revisar sus textos. 

En prisión y con la luz de dos velas, Peters consiguió un bolígrafo casi sin tinta y un pedazo de papel higiénico para redactar una petición de hábeas corpus con la que reclamó su excarcelación y la de varios jóvenes activistas detenidos por razones políticas. 

Según solía contar este político que fue senador de la república y ministro de Estado en la década de los 90, la redacción de este recurso se hizo en circunstancias marcadas por el miedo a ser descubierto por sus custodios.

El manuscrito no solo sirvió para su libertad, sino que se convirtió en un valioso instrumento que en 2015 fue incorporado en la memoria del mundo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

“Ahora estás con el Padre y con Jesucristo, porque a quien tuvo hambre le diste de comer,

lo vestiste cuando andaba desnudo, lo visitaste cuando estaba en la cárcel, le diste agüita cuando estaba sediento, lo consolaste cuando estaba afligido”, afirmó el exministro Enrique Ipiña.

“La muerte de Reynaldo Peters nos enluta, político y jurista notable, inolvidable su defensa de la aplicación del recurso de hábeas corpus en defensa de la libertad”, escribió en Twitter el expresidente Carlos Mesa.

“Hoy lamentamos la pérdida de un gran jurista boliviano, amigo y compañero de infortunio Reynaldo Peters A. Enviamos nuestra solidaridad con su familia y oramos por su descanso eterno”, señaló el empresario y político Samuel Doria Medina.