Un punto de bloqueo en la ciudad de Santa Cruz. (Foto: RRSS)

• Guadalupe Castillo /

Una marcada polarización, confrontación y violencia entre cruceños es el resultado del paro cívico de 36 días que impuso el Comité Interinstitucional con el pretexto del Censo de Población y Vivienda, afirmó ayer el vocero presidencial, Jorge Richter.

El portavoz hizo esa valoración luego de que el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, anunciara ayer que la medida se levantaba luego de la aprobación de la Ley del Censo por dos tercios de votos en la Cámara de Diputados.

“Santa Cruz no solo ha perdido en el tema de la referencia y la valía cívica de los paros, ahora también ha quedado conflictuada en una grieta y polarización que se empieza a percibir entre los sectores sociales y las élites cruceñas”, afirmó Richter en el programa Análisis de la coyuntura actual, de radio Kawsachun Coca.

Recordó que durante el paro los promotores de la medida, el gobernador Luis Fernando Camacho, el cívico Rómulo Calvo y el rector de la UAGRM, Vicente Cuéllar, han patrocinado la toma de la ciudad con hechos violentos y vandalismos, además de generar una situación de “Estado de sitio, de facto” en determinadas horas, cooptando las rotondas de manera violenta.

El portavoz agregó que por los “malos dirigentes” Santa Cruz perdió en diversos aspectos, pues no solo llevó a enfrentamientos y expresiones de racismo entre cruceños, también con el resto de los bolivianos,

El vocero presidencial, Jorge Richter, en conferencia de prensa.

“Entre cruceños que no permitan que pasen ambulancias, que la gente circule a pie, que no pase ni una bicicleta, golpeando, violentado a la gente, humillando a las mujeres, maltratándolas y exponiendo a riesgos inadmisibles, ese es el resultado del paro”, comentó el vocero.

Lamentó que la mirada después de la medida sea una fuerte polarización de visiones entre sectores sociales y una dirigencia vinculada al poder económico y familias tradicionales que también mantienen sus lazos y nexos con los poderes privados y logias.

Richter calificó de “tragedia” la creación de un Comité Interinstitucional, ya que los representantes no permitieron dar posibilidades de diálogo respecto al Censo por los intereses distintos entre los integrantes que lo componen.

“La dirigencia del Comité Cívico, Rómulo Calvo, de la Gobernación, Luis Fernando Camacho, de la Universidad Gabriel René Moreno, Vicente Cuéllar, y otros actores que acompañan las tres referencias es profundamente dañina para Santa Cruz (…) Es una dirigencia que intenta y construye a diario una barrera de distancia con la Bolivia diversa y plural”, apuntó.

Si bien el paro llegó al fin de la medida de presión, para el vocero lo que viene es una agenda permanente de conflicto que va a crear la gente del Comité Interinstitucional, ya está en la lógica y mirada que tienen los dirigentes cruceños de confrontación con el modelo político social y popular que hoy tiene en Bolivia con el 55% de la representación de la sociedad.