El jefe de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, en conferencia de prensa. (Foto: Archivo)

• Luis Fernando Cruz /

El jefe opositor de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, defiende un gobierno que se instauró violando la Constitución Política del Estado y el reglamento de deliberaciones de la Asamblea Legislativa, aseguró ayer el vocero presidencial Jorge Richter.

En entrevista con el programa ‘El café de la mañana’, de radio Fides, dijo que la narrativa del que también fue vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada para explicar lo que ocurrió entre el 10 y 12 de noviembre de 2019 prescinde del respeto de la norma vigente en el territorio nacional.

Recordó que Añez era segunda presidenta de la Cámara de Senadores en representación del bloque de la minoría, porque la presidencia y primera vicepresidente le corresponde al bloque de la mayoría, conforme establece el artículo 35 del reglamento de esa instancia, por lo que Añez no tenía facultad para asumir la presidencia de la Cámara Alta.

Sin embargo explicó que en una sesión sin quórum y la interpretación forzada del artículo 41 del Reglamento del Senado, referida únicamente a atribuciones administrativas y no a una sucesión constitucional, el 12 de noviembre de 2919, se autoproclama como presidenta del Senado y después de la Asamblea Legislativa, violando también los mandatos de los artículos 169, 170 y 173 de la Constitución Política del Estado, que establecen en qué circunstancias corresponde una sucesión constitucional.

El vocero dijo que correspondía que la Asamblea, en sesión conjunta de las cámaras de Senadores y de Diputados, apruebe las cartas de renuncia del Presidente y Vicepresidente del Estado, lo que no ocurrió, sino que más bien fue el comandante de las Fuerzas Armadas (FFAA) quién le impuso la banda presidencial en el Palacio de Gobierno.

“Eso sólo se puede hacer si se tiene afuera un poder que respalde esa actitud inconstitucional; y era el poder de las Fuerzas Armadas y de la Policía Boliviana para contener las movilizaciones sociales. Todo esto configura claramente una sucesión de la nueva forma del golpe de Estado en América Latina y que se ha aplicado en Bolivia, que dio paso a un gobierno no constitucional”, sostuvo en la entrevista.

linkedin