SEGXX-F1-EDITORIAL-ARCHIVO

 

Redacción central – Edición impresa

César Rojas Orellana, designado por el Ministerio de Comunicación como interventor de la editorial del Estado, informó que hoy, junto a un fiscal de materia, verificarán todos los indicios de que la imprenta fue utilizada con fines políticos.

“Mañana (hoy), de manera legal vamos a obtener todos los indicios que hemos encontrado a simple vista y seguramente se lo hará con un fiscal y como corresponde, ante la denuncia de que la editorial fue utilizada para un campaña política”, aseguró Rojas en entrevista con el matutino Bolivia.

Explicó que “no se tocó absolutamente nada”, pero en el recorrido por la editorial —que se realizó el sábado por la tarde— se verificó que se imprimió material para el Movimiento Al Socialismo (MAS), por lo que se resguardaron algunas instalaciones para que no desaparezcan esos panfletos políticos.

Fiscalización

La fiscalización a la imprenta se efectuó en el marco  de las denuncias que llegaron al Ministerio de Comunicación, para ello se precintaron algunos ambientes a fin de que no se pierda la documentación.

Según la denuncia, también se verificarán los estados financieros de la imprenta ante la denuncia de un presunto déficit económico de más de 3 millones de bolivianos.

Dávila: denuncia es falsa

Amanda Dávila, exgerente de la editorial del Estado, aseguró que la denuncia es falsa y que solo es un argumento que utiliza la actual  Ministra de Comunicación para intervenir una empresa —según la exadministrativa— de manera ilegal.

“Nosotros somos una empresa, no dependemos del Ministerio de Comunicación, no somos una unidad. Tiene su propia autonomía jurídica, económica  y de gestión, por lo tanto se rige bajo otra normativa; además de que el cargo es nombrado por el Presidente y no por un ministro”, afirmó Dávila.

Aseguró que, como cualquier otra empresa, se rige por contratos con los clientes, pero que en los dos años de funcionamiento lamentablemente no tuvieron muchos trabajos ni del Estado ni de partidos políticos. Acotó que los informes serán entregados al nuevo ejecutivo de la firma que sea designado.

Trabajos para octubre

En cuanto a la denuncia de que se hicieron trabajos para las elecciones del 20 de octubre, Dávila sostuvo que “es una total y absoluta falsedad”.

“Aquí hay un allanamiento grave a una empresa que puede replicarse a otras empresas del país. Solo se muestra una fotografía de papeles de impresión usados. Si hubiéramos hecho algo para el 20 de octubre, con seguridad lo hubiésemos distribuido, no podemos estar con ese material porque nos pagan”, explicó Dávila.

Para la renunciante ejecutiva se cometió un presunto delito al ingresar a las instalaciones, por lo que presentará una denuncia a la Fiscalía; mientras que Rojas sostuvo que no hubo nada ilegal, puesto que solamente se hizo una revisión sin tocar nada de la editorial, hasta que exista presencia fiscal.