El presidente del TSE, Salvador Romero, durante la videoconferencia organizada por la OEA y denominada Elecciones en Tiempos de Pandemia. (Foto: Captura de pantalla)

Los miembros de organismos electorales de cinco países expusieron las circunstancias y los motivos que llevaron a la suspensión de las elecciones en sus Estados, previstas para este año.

Karem Mendoza G. / Bolivia Digital

Los miembros de organismos electorales de cinco países dieron a conocer las situaciones y razones que impulsaron la suspensión de comicios en sus Estados, previstos para este año. Coincidieron en que el principal desafío es preservar la salud de los votantes y el personal que organiza las elecciones en cada país. Debido a la pandemia, Bolivia, Paraguay, Uruguay y República Dominicana suspendieron la jornada de sufragio en sus regiones. Ecuador analiza la posibilidad aunque sus comicios se realizarán recién en 2021.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, participó de la videoconferencia realizada por la Organización de los Estados Americanos (OEA) con la ponencia denominada «Elecciones en tiempos de pandemia».

La autoridad boliviana apuntó que a través del diálogo con otros organismos electorales se evaluarán las “mejores prácticas” internacionales que se puedan adaptar en el país –de acuerdo con el marco jurídico– para los comicios durante la pandemia.

“Debemos recibir insumos económicos, presupuesto adicional (…) y rediseñar las actividades del proceso electoral para preservar la salud. Hay que evaluar todos estos elementos y lo queremos hacer de manera concertada con los Tribunales Electorales Departamentales (TED), atentos a las recomendaciones y sugerencias de los organismos especializados en materia de salud pública, y también atentos a este diálogo con organismos electorales pares que están pasando por el mismo desafío”, señaló.

Romero inició la exposición señalando que la elección general del país es doblemente compleja porque antes de la pandemia ya arrastraba la anulación de comicios acompañada de una crisis político-social.

“Cuando pensamos en la elección boliviana 2020, la asumimos compleja porque debe enfrentar el desafío del coronavirus. Hay que saber que ya en sí misma la elección era compleja porque venía sucediendo a la elección presidencial anulada de 2019. (La situación) dio lugar a la decisión de convocar a elecciones y al mismo tiempo a la recomposición del organismo electoral”, afirmó.

Como antecedente, Romero apuntó que antes de la pandemia, el TSE tenía un lapso “extremadamente breve” de 120 días –desde el momento de la convocatoria y el día de la celebración de la votación– para organizar los comicios.

Asimismo, el presidente del TSE describió las situaciones que acompañan el proceso electoral como la aprobación de la Ley 1297 de Postergación de Elecciones que da 90 días a partir del 3 de mayo para definir la fecha de los comicios, así como el recurso inconstitucional presentado por el Gobierno contra la norma.

La autoridad también informó que las actividades del calendario electoral se desarrollaron con normalidad hasta el 21 de marzo. Una vez establecida la cuarentena total en el país, el Órgano Electoral se reunió con las organizaciones políticas para consensuar la suspensión de la elección.

Por su parte, el vicepresidente de la Corte Electoral de Uruguay, Wilfredo Penco, informó que su país suspendió la elección a dos días de emitida la declaratoria de emergencia sanitaria. Asimismo, planteó una concertación con las candidaturas.

“La Corte se ha puesto a trabajar decisivamente en los protocolos sanitarios que habrán de rodear y ofrecer garantías en el mismo nivel de las propias garantías electorales, las garantías sanitarias necesarias para el desarrollo y una adecuada jornada electoral”, aseveró Penco.

Entretanto, la ministra de Justicia Electoral de Paraguay, María Elena Wapenka, compartió la experiencia y la iniciativa que tomó su institución de elaborar barbijos para el personal y la ciudadanía que asistía a sus instalaciones.

El moderador de la OEA, Gerardo de Icaza, destacó la voluntad de los organismos electorales de buscar y establecer consensos con todos los actores políticos y sociales para suspender los comicios en cada país.

Asimismo, afirmó que los Estados, para encaminar los procesos de sufragio, deben velar por la salud comprando insumos, lo que implicará un incremento de presupuesto para cada institución electoral.

Por su parte, la presidenta del Consejo Nacional Electoral de Ecuador, Diana Atamaint, que también participó del foro, explicó que similares medidas están en análisis en su país, aunque las elecciones recién se llevarán a cabo en 2021.