Redacción Central /

Rómulo Calvo, presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz fue, a finales de 2019, uno de los actores fundamentales del golpe de Estado porque, desde su trinchera en la capital cruceña, alentó a desconocer los resultados de los comicios, promovió los 21 días de paro y cada vez que puede expresa su personalidad racista, clasista y discriminadora.

Su actitud no ha cambiado porque desde Santa Cruz, el fortín de la derecha más resistente al gobierno del presidente Luis Arce, promueve de manera constante la confrontación, el desconocimiento de las leyes y alienta a las protestas bajo una supuesta defensa de la democracia.

La Asamblea de la Cruceñidad eligió a Rómulo Calvo como presidente del Comité Pro Santa Cruz para la gestión 2021–2023 luego de que Luis Fernando Camacho presentó su renuncia y, desde entonces, ha seguido la línea de su predecesor para complacer a su región, a los empresarios cruceños y a los políticos de derecha que a menudo cuestionan al Gobierno legítimamente elegido por el pueblo.

Luego del triunfo de Luis Arce en las elecciones del 20 de octubre de 2020, Calvo y sus seguidores se negaron a reconocer la decisión del soberano e instó a los dirigentes cívicos del país a apoyarlo.

Programó un paro de actividades de 24 horas y pidió a la Justicia que detenga el juramento de Arce, previsto para el 8 de noviembre, y que se haga una auditoría sobre la fiabilidad de los comicios porque sospechaba que hubo fraude, aunque, al igual que en 2019, no presentó pruebas para sustentar su presunción.

BESTIAS HUMANAS

El 10 de agosto de 2020, en su discurso en la Asamblea de la Cruceñidad, llamó “bestias humanas” a los bloqueadores en el departamento cruceño y al día siguiente dijo que “no son dignos de ser humanos ni personas”.

 “Este Comité no descansará hasta ver tras las rejas a estas bestias humanas indignas de ser llamados ciudadanos. Colonos que muerden la mano a la tierra que les abre los brazos para que salgan de la pobreza, y pagarán esta tamaña afrenta”, afirmó y recibió aplausos en la Asamblea.

Así se refirió a quienes promovían los bloqueos en Santa Cruz y en otras regiones debido a la suspensión de las elecciones del 6 de septiembre al 18 de octubre.

“Todo eso enfatiza con esa palabra (bestias humanas), son personas que son indignas de ser ciudadanos. Un ciudadano busca el bienestar social y estas personas no lo están haciendo, no son dignas de ser ciudadanos, no son dignas de ser personas”, dijo.

A los grupos movilizados los trató de “hordas”.

“En San Ignacio, los pobladores, las hordas los han bloqueado, les han hecho tomar orín, les han hecho escupir la bandera, les han hecho pisar la bandera. Cómo el pueblo no va a reaccionar en este momento”, manifestó.

LA RECETA DE LOS 21 DÍAS

El 14 de julio de este año, en una arenga lanzada a policías del sector pasivo que se movilizaron para protestar por los procesos a quienes se amotinaron en 2019 y la aprobación de la Ley de Carrera de Generales y de Ascensos de la Policía Boliviana, dijo que no se permitirá que el Gobierno continúe “persiguiendo al pueblo de Bolivia”.

“Sacamos un dictador de Bolivia y esa receta hay que continuarla. La Policía vino al lado de su pueblo y ahora el pueblo tiene que estar al lado de su Policía. Que sepa el Gobierno que la receta la llevamos en el bolsillo todos los días y que todos juntos vamos a sacar esa receta cuando sea necesario”, afirmó.

De manera constante amenaza al Gobierno con paros y movilizaciones porque no está de acuerdo con políticas en favor del pueblo.

Acusaciones del diputado Hernán Hinojosa

Enfrenta un proceso por uso indebido de influencias por adquirir terrenos de forma fraudulenta para el municipio cruceño hace más de 15 años.

Entre 2019-2020, Calvo figuró en las planillas en la Caja Petrolera de Salud de Santa Cruz, pero, a pesar de su registro de marcado y atención en ese hospital, nunca dio ni una receta y siguió cobrando su sueldo de más de Bs 24 mil.

linkedin