Eco 6 -F2- Gasoducto_Archivo

 

Redacción central – Edición impresa

La rotura del Gasoducto Carrasco-Cochabamba (GCC), que transporta gas natural a los mercados de Cochabamba, Oruro y La Paz, causó una pérdida económica, por concepto de ventas, de más de Bs 3 millones.

“Tenemos establecidos los daños, es medio millón de dólares de pérdida por concepto de reposición del ducto, y un millón y medio de bolivianos por semana por concepto de ventas. Es decir, en unas dos semanas se han perdido unos 3 millones de bolivianos”, informó el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, en rueda de prensa.

Mencionó que ya se tiene un acuerdo con pobladores del sector (Chapare) que permitiría el ingreso del equipo técnico de YPFB para reparar el ducto afectado, y que solo se espera el “ok”, para realizar el trabajo, que demorará máximo siete días.

Según el informe de YPFB, el tramo afectado está situado entre Villa Tunari y Cristal Mayu. En condiciones normales, el GCC transporta hasta 100 millones de pies cúbicos día (MMpcd) de gas natural; por su parte, el Gasoducto al Altiplano (GAA) traslada hasta 75 MMpcd. Ambos atienden la demanda del mercado de occidente del país. Por tanto, la capacidad de suministro quedó restringida temporalmente a 75 MMpcd, cuya priorización es determinada por el ente regulador en coordinación con la Comisión Interinstitucional del GAA.

YPFB reportó que el martes 12 de noviembre el GCC dejó de operar, por lo que el sistema de control automático aisló el tramo afectado, comprendido entre las válvulas de Villa Tunari y Lima Tambo, por lo que existe la probabilidad de suspender el suministro de gas natural.