Dos señoras se lavan la mano, una de las medidas de protección que se debe utilizar en la lucha contra el COVID-19. (Foto: Min. Salud)

Bolivia Digital

La ministra de Salud, Eidy Roca, advirtió este viernes que el país todavía no llegó al pico más alto de contagios de coronavirus, por lo que pidió a la población mantener las medidas de prevención y autocuidado para evitar una mayor propagación del virus.

“La proyección que se ha hecho para estos meses nos está mostrando que aún no hemos llegado al pico más alto. Se espera a nivel nacional que tengamos el pico más alto en agosto. No es el momento tope de la pandemia, pero sí estamos viviendo uno de los momentos más duros”, dijo.

En Bolivia, más de 65.000 personas se infectaron con el COVID-19, de los que más de 2.400 fallecieron y más de 20.000 son pacientes recuperados.

La proyección oficial llega aproximadamente a 137.000 casos de coronavirus hasta fines de agosto, una cifra que podría reducirse significativamente si la población refuerza las acciones de contención del virus cumpliendo las medidas de bioseguridad y evitando, principalmente, las aglomeraciones, de acuerdo con la Ministra de Salud.

Para fines de julio se esperaba unos 2.500 casos diarios de COVID-19, “pero no creo que lleguemos a esa cantidad de casos, lo que nos alienta de alguna manera porque hay una respuesta favorable relacionada con las acciones (de prevención) que se están tomando”, apuntó.

En esa línea, la máxima autoridad del sector salud instó a los bolivianos a no bajar la guardia frente al COVID-19 aunque la cuarentena obligatoria y rígida se haya flexibilizado en la mayor parte de los municipios del país.

“Lo que tenemos en este momento es un bajón y contagio lento en Santa Cruz y en el Beni, pero una subida brusca especialmente en Cochabamba y La Paz”, indicó Roca, sin embargo, reiteró que no se puede decir que algún departamento del país ya superó el pico más alto de contagios porque la flexibilización de la cuarentena implica un mayor riesgo de propagación del virus.