El jefe de epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto. (Foto: ABI)

ABI

El sistema de tratamiento clínico con alta controlada a pacientes COVID-19, permitirá oxigenar la capacidad del “giro de cama” en los hospitales, así como la presión sobre los laboratorios, ambos servicios sobresaturados por la carga laboratorial, indicó el domingo el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto.

Los pacientes positivos a COVID-19 que superen los síntomas durante los 14 días de internación clínica, serán dados de alta, previa prueba PCR, al día 13 de la enfermedad, señaló la autoridad de salud.

“Se trata de una enfermedad que termina de evolucionar ente 7 y 14 días. Si el día 10, el paciente no tiene síntomas, se esperará 72 horas y se le tomará una prueba PCR (Polimerasa Reacción en Cadena). Si es negativa se le da el alta médica el día 14”, explicó.

Esta estrategia, sustentada en parámetros internacionales científicos, permitirá mejorar la tasa de recuperación e ingresar a la etapa de “meseta epidemiológica”, dijo.

“Muchos pacientes se han quedado internados 43, 45 y hasta más de 50 días, es un riego y perjuicio. Necesitamos manejar el giro cama para salvar más vidas”, agregó.

Recordó que las personas mayores de 60 años, personas con enfermedades de base, embarazadas y menores de 18 años, no deben salir a las calles.

“Estas restricciones no las hemos creado nosotros, son en base a la experiencia de otros países que han cumplido cuarentena rígida y luego flexible”, finalizó.