Tareas de fumigación en los mercados de Santa Cruz. (Foto: Medios estatales)

Karem Mendoza G. / Bolivia Digital

El ministro de Salud, Aníbal Cruz, recibió y agradeció la donación de 60 fumigadores de la iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos días. El equipamiento servirá para desinfectar mercados y calles en el país como medida de prevención contra el coronavirus.

En este sentido, la autoridad destacó que el país responde a la emergencia sanitaria “con la unidad del pueblo” pese a las “limitaciones”. Dijo que el deseo de la Presidenta constitucional es cuidar a la población y mantener la disciplina durante la cuarentena que rige en Bolivia.

“Creemos que estamos respondiendo pese a nuestras limitaciones. La voluntad de nuestro Gobierno, el deseo de nuestra Presidenta de cuidar a nuestra población y la disciplina del pueblo nos permitirán tener estos resultados”, destacó el ministro.

Cruz recordó que el germen del coronavirus se queda en la superficie por el peso que tiene. Por tanto, la utilización de elementos químicos en la fumigación, como la lavandina (hipoclorito de sodio), jabón o detergente permiten la “saponificación y el aislamiento”.

De acuerdo con la explicación de uno de los especialistas, las máquinas son pulverizadoras y comúnmente contienen insecticidas para combatir el dengue. En esta ocasión se usará una solución de lavandina junto a otras sustancias y agua para rociar las superficies y matar al virus.

“Es una acción combinada que permite la limpieza permanente en los centros de abasto, alimentos y manos. Esta enfermedad cambió el concepto y comportamiento de las personas, y a futuro vamos a tener que actuar de esta manera”, dijo el titular del Ministerio de Salud.