Pueblo Coraje

 

  Claudio Sánchez *

Ahora que han empezado los actos conmemorativos por los 50 años del asesinato de Ernesto Che Guevara en Bolivia, viene al caso recuperar la memoria o hacer un rastrillaje de lo que queda como documentación de aquel año 1967 y los hechos que sucedieron. Ahí está, por ejemplo, El coraje del pueblo (1971), de Jorge Sanjinés, que denuncia la Masacre de San Juan durante el gobierno de René Barrientos Ortuño, donde murieron decenas de trabajadores mineros. 

Como señala Magdalena Cajías en el libro Bolivia, su historia, Tomo VI: Constitución, desarrollo y crisis del Estado en 1952, publicado en 2015: “Barrientos justificó la masacre señalando que los mineros no se habían reunido a discutir problemas sociales, sino para dar su apoyo al Che. De este supuesto respaldo hizo responsables a ‘los agitadores extremistas’. Luego agregó dos frases que dan una clara muestra de la postura radical que él también había asumido: ‘con la patria o con el comunismo, o hay otro dilema’ y ‘soy el único responsable del ingreso de las tropas a las minas’ (Presencia, 26 de junio de 1967).” 

El coraje del pueblo es el testimonio directo de los sobrevivientes, es un documento histórico que radicaliza la mirada del director confirmando su opción por el cine político, como un elemento de subversión y denuncia. Sanjinés hace con esta película un homenaje a las víctimas no solo de la más reciente masacre —la de San Juan— sino que procura recordar la atrocidad de otros episodios, con una joven Domitila Chungara brillando en la pantalla grande, mucho antes de la gloriosa huelga de hambre que derrocó la dictadura de Banzer, esta dirigenta del Comité de Amas de Casa resplandece en la pantalla mientras el director encuentra en su relato la impactante declaración que nutre los alegatos en contra de la atrocidad y el atropello. La película se rodó durante el corto gobierno de Juan José Torres, lo cual permitió recoger algo de estos relatos orales que formaban parte del imaginario local. Sanjinés concluyó su película en Europa, y no fue estrenada en Bolivia hasta una vez derrocada la dictadura de Banzer durante “la primavera democrática” en 1979.

* Crítico de cine 

LinkedIn