Naira C. de la Zerda/

El departamento oriental recibe un aniversario más de su grito libertario como el líder en la generación de energía eólica e inicia una nueva era en la lucha contra el cáncer con el Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia (CMNyR) Santa Cruz de la Sierra.

El 23 de septiembre se inauguró la megaobra en salud, que se ubica en la zona de Pampa de la Isla, en el Distrito 6 de la capital cruceña, y requirió una inversión de $us 50 millones. Según información oficial, uno de sus principales beneficios es el diagnóstico precoz y preciso de varias patologías oncológicas que sufre el ser humano, así como algunas enfermedades cardíacas y neurológicas.

Según datos de la Agencia Boliviana de Información (ABI), una sola quimioterapia —servicio que también se realiza en el CMNyR— cuesta aproximadamente $us 1.000, un estudio de braquiterapia puede llegar a costar entre Bs 8.000 y Bs 9.000, y una tomografía por emisión de positrones (PET), Bs 11.000.

Todos aquellos pacientes que son parte del Sistema Único de Salud (SUS) podrán ser atendidos en el CMNyR Santa Cruz de la Sierra sin costo alguno y poco a poco también se irá ofreciendo atención a beneficiarios de las diferentes cajas de salud del país.

Para un manejo eficaz de todos los equipos que se han importado al país con este fin, la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN) gestionó 120 becas para los profesionales médicos nacionales que deseen especializarse en medicina nuclear.

En la presentación de cuatro nuevos especialistas recién llegados al país la anterior semana, la directora de la ABEN, Hortensia Jiménez, afirmó que se prevé que las instalaciones de Santa Cruz sean administradas por profesionales bolivianos en poco tiempo. 

“Nos estamos organizando para que nuestros médicos especialistas también vayan a trabajar a Santa Cruz. Nuestra meta es atender a 120 pacientes por día en todas las especialidades y así tener un centro oncológico de referencia regional en la zona oriental del país”, detalló.

Parques eólicos

Con tres parques y 30 aerogeneradores en funcionamiento, Santa Cruz se instaura como el líder en la producción de energías limpias del país. Los parques se encuentran Warnes, San Julián y El Dorado.

Gracias a que su rendimiento actual ha superado las expectativas, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), encargada de administrar este proyecto, a partir de su filial Ende Corani, ya empezó el diseño de una segunda etapa en Warnes y la implementación de nuevos parques.

default

En total, se logra una generación de 108 megavatios, lo que sitúa a Santa Cruz como la región de mayor potencial eólico de Bolivia.

De acuerdo con Daniel Tapia, supervisor de operaciones de ENDE Corani, tomando en cuenta la demanda actual en el departamento —que es de alrededor de 490 megavatios— estos aerogeneradores logran una generación de hasta un 20% del total requerido en sus días de mayor actividad.

La fluctuación del rendimiento de este tipo de generadores eléctricos es un aspecto que debe tomarse en cuenta, ya que si bien hay días con menor rendimiento, también existen jornadas en las cuales su potencial cumple y excede pronósticos.

Por su parte, el ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, sostuvo previamente que con estos proyectos se convierte a Santa Cruz en el estandarte de Bolivia para la generación de energías limpias y amigables con el medioambiente.

“Los efectos en el cambio climático son producto del mal aprovechamiento de los recursos naturales en el mundo. Por eso, Bolivia pretende dar un buen uso a las energías renovables como son la eólica, solar, hidroeléctrica y biomasa porque emiten menos dióxido de carbono (CO2) y reducen la contaminación ambiental”, dijo.

Biodiésel

El presidente Luis Arce dio la orden de proceder con la construcción de equipos de alta tecnología, destinados a la implementación de la Planta de Biodiésel–1 en Santa Cruz, el 12 de septiembre.

El proyecto se anunció como uno de los primeros actos en conmemoración al grito libertario de Santa Cruz, que se recuerda cada 24 de septiembre y tendrá una inversión inicial de $us 40 millones.

De acuerdo con el Primer Mandatario, esta planta iniciará operaciones en 2023. La planta producirá el biodiésel a partir del reciclaje de aceites comestibles que se desechan diariamente, tanto en hogares como en negocios y empresas.

 “Eso va a generar una nueva actividad económica: el reciclaje de nuestro aceite comestible, tanto de los hogares como de los negocios, se va a poder vender, va a ser materia prima para nuestra planta de YPFB Refinación cuando estemos produciendo el biodiésel”, resaltó.

La inversión calculada para todo el proyecto, que comprende la Planta de Biodiésel-1, Planta de Biodiésel 2 y HVO, es de $us 387 millones y tendrá una producción de 12 mil barriles por día. La primera planta producirá cerca de 1.500 barriles por día.