Imagen referencial.

Bolivia Digital

A horas de la militarización en la ciudad de Santa Cruz, a solicitud de la Gobernación y por instrucción de la alcaldesa Angélica Sosa, el secretario municipal de Salud, Raúl Hevia, entregó en calidad de préstamo un ambiente municipal con 220 camas para la atención de posibles pacientes con COVID-19.

Hevia sostuvo que se realizaron las refacciones al servicio de baños, comedor, jardines y toda la infraestructura que a partir de hoy estará bajo tuición del Servicio Departamental de Salud (Sedes) y de su director, Óscar Urenda, quien designará al personal a cargo.

“Seguramente vendrán los pacientes con coronavirus positivos asintomáticos de toda Santa Cruz y de todas las provincias”, afirmó Hevia.

Mientras dure la emergencia sanitaria, las personas que hayan contraído la pandemia permanecerán en ese recinto hasta que el resultado de sus análisis sea negativo.

“Lo que se quiere es que este paciente que es positivo no contamine las calles o a su familia, por eso será internado acá”, puntualizó el secretario de salud municipal.