cultura

 

Reynaldo J. González

En concordancia con su gravitación en la vida política y económica de Bolivia, Santa Cruz se ha consolidado históricamente como  una de las capitales culturales del país en todas las disciplinas.

En el campo de las letras, el referente cruceño fundacional es Gabriel René Moreno, considerado el precursor nacional de los estudios literarios por una prolífica obra en la que destaca su libro Estudios de la literatura boliviana, y por sus monumentales trabajos bibliográficos y de archivo. Literatos y estudiosos notables del período republicano son escritores de tradición realista y costumbrista, como Manuel María Caballero,  Raúl Otero Reiche, Alfredo Flores, Enrique  Finot, Humberto Vásquez Machicado, Enrique Kempff, Óscar Barbery Justiniano, Manfredo Kempff, Pedro Rivero, Gustavo Cárdenas.  En la década de 1980, Jorge Suárez marcará un nuevo período en la literatura cruceña con su obra El otro gallo, incluida entre las 15 novelas fundacionales de Bolivia. De generaciones más recientes son Claudia Peña,  Gabriel Chávez y Óscar Gutiérrez, además de escritores nacidos en otras latitudes pero anfincados en la capital oriental como Homero Carvalho, Gigia Talarico y  Wofgango Montes. En la actualidad brilla en el ámbito nacional una nueva generación de escritores como Liliana Colanzi, Giovana Rivero, Maximiliano Barrientos, Alejandro Suárez y, en el ámbito poético, Pablo Osorio, Emma Villazón(+), Gary Daher, Paola Senseve y Lucía Carvalho. En estudios sobre literatura destacan Claudia Bowles y Juan Pablo Soto.

En lo referente al arte cruceño debe mencionarse el legado colonial y republicano de sus construcciones del casco viejo como la catedral basílica de San Lorenzo y las iglesias de la Merced y San Roque. En el ámbito urbanístico destaca el diseño de los 10 anillos concéntricos que determinaron el crecimiento ordenado de la urbe. 

En el departamento de Santa Cruz también se encontrarán algunos de los tesoros más bellos del arte barroco en las iglesias de las misiones jesuíticas como las de San Javier, Concepción, San Ignacio de Velasco, San Miguel, San Rafael, Santa Ana y San José de Chiquitos.

Ya en el siglo XX, en materia artística son referentes fundamentales del arte de la capital oriental las figuras de Armando Jordán, Herminio Pedraza, Lorgio Vaca y Marcelo Callaú. Igualmente notables son Tito Kuramoto, Carmen Villazón, Mirtha Cwirko, Ejti Stih, Eduardo Ribera, Roberto Valcárcel, Roxana Hartmann y Juan Bustillos. A pesar de que no todos los artistas mencionados nacieron en tierras orientales, muchos de ellos fundaron la tradición del arte cruceño y otros se afincaron definitivamente en esa región para dar cuenta de su creciente importancia en el ámbito del comercio artístico. Al respecto, debe mencionarse la consolidación en la urbe de importantes espacios y centros culturales como el Centro de la Cultura Plurinacional de la FCBCB, Manzana Uno, galería Alternativa.

 En cuanto a las manifestaciones musicales y folklóricas, en Santa Cruz son tradicionales la cuadrilla bailada durante el siglo XIX con influencias de las chovenas y los taquiraris, además de la danza del zadao. En el siglo XX emergerá de la capital oriental la voz más importante de Bolivia en la figura de Gladys Moreno, prolífica artista que inmortalizaría el taquirari del compositor orureño Gilberto Rojas Viva Santa Cruz. Otro representante ineludible de la música popular cruceña es El Trío Oriental. En la actualidad, de relevancia nacional son la cantante Guísela Santa Cruz, el guitarrista Piraí Vaca, los grupos de rock Track, Animal de Ciudad y Luz Mandarina. 

Sin ser falto de tradición, el cine en Santa Cruz aún es arte en proceso de consolidación. Al trabajo de un destacado cineasta contemporáneo como Rodrigo Bellot, en obras como Dependencia sexual y Tu me manques, debe sumarse el de Tomás Bascopé en El ascensor. El resto es, en su mayoría, producciones de melodrama de calidad media. En el ámbito audiovisual debe mencionarse que Santa Cruz es sede del Festival Internacional de Cine Fenavid y de la Escuela Superior de Comunicación Audiovisual Diakonía .

En gastronomía, la oferta cruceña es variada, encontrándose representada por platos como el majao, el locro, el keperí, el churrasco, el chicharrón de surubí, el pacumutu, la empanada de arroz, el cuñapé y el sonso.