seg-8-bombas-molotov

 

Roberto Medina Buezo – Edición impresa

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, denunció ayer que en la oficina del exdirector de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Gary Medrano, se encontraron armas de fuego y documentación que demuestran irregularidades en esa administración.

“Cuando se intervino esa oficina se observó que había munición, armas y otros elementos que evidencian que proveyó y dispuso el envío de gasolina para la fabricación de más de 2.000 bombas molotov”, manifestó a los periodistas.

El 9 de noviembre, la Policía halló bombas molotov, gasolina, botellas de vidrio y otro material subversivo dentro de un garaje de propiedad del Ministerio de Culturas, que presuntamente tenía que ser empleado para generar caos y terror en la ciudad de La Paz durante las pasadas movilizaciones.

A raíz de ello, el Ministerio Público emitió una orden de aprehensión contra la exministra de Culturas Wilma Alanoca, quien al parecer está asilada en la Embajada de México, y de igual manera contra el exdirector de la ANH, actualmente prófugo.

“Lamentamos que Medrano no asuma defensa como corresponde porque, como decía el expresidente Evo Morales, solo se esconden delincuentes confesos”, sostuvo.

Santamaría aseveró que las acciones investigativas continuarán contra ciudadanos que participaron en acciones sediciosas y que se activaron todos los mecanismos de búsqueda para dar con sus paraderos y llevarlos ante la justicia.

“Tienen temor de presentarse ante la ley porque saben que las pruebas son contundentes.  Medrano debe explicar por qué tenía armas en su oficina y otra serie de documentación que demuestra irregularidades en la administración de esta instancia, no solo con el rol sedicioso, sino también por malos manejos en surtidores, asignación de cupos y otros”, finalizó.