Redacción central – Edición impresa

Una vez que Santos Ramírez, expresidente de YPFB, salga de la cárcel de San Pedro, deberá cumplir detención domiciliaria mientras su defensa realiza los trámites para que obtenga la libertad pura y simple.

“El señor Santos Ramírez tiene que tener arraigo y presentar garantes. Él fue sindicado por los delitos de incumplimiento de deberes y conducta antieconómica, cuya pena es de uno a cuatro años de prisión, pero estuvo encerrado 11 años sin término del proceso”, informó el abogado René Villarroel.

Asimismo, no descartó una demanda internacional porque se vulneraron los derechos humanos de su cliente.