La joven madre sale del Hospital del Norte junto a su bebé, flanqueada por personal de salud. Foto: RRSS

 

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

El Hospital del Norte celebró una nueva victoria contra el coronavirus (COVID-19), pues hoy dio el alta a una mujer que había contraído esta enfermedad estando embarazada y que tuvo a su bebé en el nosocomio, mientras lucha para vencer al virus, informó el director de ese centro asistencial, Ramiro Narváez.

“La paciente llegó embarazada al hospital, tuvo su wawa (bebé) acá hace más de 20 días. Sin embargo, ella luchó, lo que nos enseña el valor que tiene la mujer boliviana”, expresó el galeno, emocionado porque el hospital que dirige salvó una vida más.

La recuperación de la fémina significó una verdadera fiesta para el personal del nosocomio, que festejó con globos, flores y música. No faltaron los regalos para la bebé, como ser pañales, ropa y una bañera especial.

La mujer dio a luz a su pequeña el 20 de abril y afortunadamente tanto ella como la menor estaban estables, sin embargo, la niña presentó bajo peso. Los médicos del Hospital del Norte trabajaron para reestablecer el peso de la niña, que ahora se encuentra en perfectas condiciones.

Tanto la bebé como la madre dieron negativo a la prueba para el coronavirus y retornarán junto a sus familiares, a la espera de que todos se restablezcan, pues todos se contagiaron con la enfermedad.

“Toda mi familia dio positivo a la enfermedad, mi hijita mayor, mi esposo, mi cuñada, mi suegro y mi ahijado. Mi suegro y cuñada también ya dieron negativo”, explicó.

La madre expresó su agradecimiento al personal del Hospital del Norte por haberle salvado la vida a ella y a su bebé, y anunció que la bautizará con el nombre de Victoria, en honor a la lucha que enfrentó, junto a médicos y enfermeras que la ayudaron a superar el virus.

Sobre la forma en la que se habría contagiado, la mujer solo pudo explicar que fue una sorpresa para todos y que en cuanto conoció el diagnóstico tuvo mucho miedo “porque tengo una hija, temía por ella”.

El director del nosocomio destacó que hasta ahora el centro asistencial recuperó a cuatro pacientes, cuyo estado era grave. Actualmente tiene a dos personas internadas, una en la unidad de terapia intensiva y otra en terapia intermedia.

Narváez afirmó que la lucha contra la enfermedad es un trabajo de toda la población, ya sea en la atención de los enfermos, controles, vigilancias o el cumplimiento del confinamiento social dispuesto por el Gobierno para contener el avance del brote.

“Esperamos que esta pandemia llegue a su final y nos traiga como resultado a una mejor Bolivia”, expresó el galeno.