• Telam/

El cirujano sudafricano Christiaan Barnard realizó el primer trasplante de corazón en el mundo. Especialistas en cardiología destacaron que este procedimiento sigue evolucionando con 3.800 intervenciones por año.

A 55 años del primer trasplante de corazón humano en el mundo, especialistas en cardiología consideraron que se trató de un “hito histórico” que permitió “prolongar la calidad y cantidad de vida de los pacientes” con insuficiencia cardíaca. Destacaron además que este procedimiento sigue evolucionando con 3.800 intervenciones por año.

El 3 de diciembre de 1967, el cirujano sudafricano Christiaan Barnard realizó el primer trasplante de corazón a nivel mundial a Louis Washkansky, comerciante de 54 años, quien se encontraba postrado en una cama del hospital público universitario Groote Schuur, en Ciudad del Cabo, por una insuficiencia cardíaca y una diabetes aguda.

En Argentina, el primer trasplante de corazón fue realizado por el cirujano Miguel Bellizzi el 31 de mayo de 1968, en la Clínica Modelo de Lanús, pero la receptora murió a las 96 horas. Doce años después, el 24 de mayo de 1980, el cardiólogo René Favoloro logró realizar un trasplante exitoso en el sanatorio Güemes de la ciudad de Buenos Aires.

“Cada vez que una familia decide donar creo que está haciendo un hito en la vida del que está esperando un corazón, un riñón, un hígado; por eso, lo consideramos un hito diario”, expresó Vanesa Gregorietti, médica cardióloga.

“Barnard es una figura reconocida mundialmente porque cambió la historia y el pronóstico de la insuficiencia cardíaca terminal en los pacientes que ya no tenían opción terapéutica. El trasplante cardíaco nació como una opción no solo para prolongar la cantidad sino la calidad de vida de estos pacientes”, manifestó a Télam Daniel Absi, cirujano cardiovascular y subjefe de la División de Insuficiencia Cardíaca, Trasplante Cardíaco y Asistencia Circulatoria Mecánica de la Fundación Favaloro.

Si hay latido, hay vida

El primer trasplante de corazón en el mundo fue realizado por 30 cirujanos, entre ellos el hermano de Barnard, y la operación duró cinco horas. La donante fue Denise Ann Darvall, una joven oficinista de 25 años que fue atropellada por un automovilista y sufrió aplastamiento del cráneo.

Pese a que el trasplante fue un éxito y el corazón comenzó a latir luego de su implante, el receptor falleció por una neumonía 18 días después del procedimiento.