Organizaciones sociales de La Paz y El Alto entre Bartolinas, Ferjuve, Mineros, Magisterio Rural y Campesinos mediante la creación de un Comité Institucional exigen al Gobierno se dé a conocer la fecha para las elecciones, la abrogación del decreto supremo 4232 y la flexibilización de la cuarentena. (FOTO: APG)

Eliana Uchani / Bolivia Digital

La Central Obrera Boliviana (COB), mineros cooperativistas y federación de campesinos, que eran parte de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam ), afín al Movimiento Al Socialismo (MAS) presionan al Tribunal Supremo Electoral para que fije fecha para las elecciones presidenciales.

El secretario ejecutivo del ente matriz de los trabajadores, Juan Carlos Huarachi dijo que la definición de la fecha de los comicios evitará que existan más conflictos. Además consideró que evitará la propagación del coronavirus entre los movilizados.

«El Tribunal Supremo Electoral tiene que fijar fecha para evitar estos conflictos que existe en el país, solo de esa forma podrá evitarse enfrentamientos. Además eso es fundamental para que se propague la pandemia del coronavirus», puntualizó el dirigente.

Mientras que el pasado lunes, las organizaciones afines al partido azul, entre ellas la Federación de mujeres campesinas, Bartolina Sisa y la Federación de campesinos Túpaj Katari de La Paz suscribieron un acuerdo de “unidad» para ejercer presión y se defina “hora y fecha” para los comicios.

Tras la conclusión de la reunión de esos sectores, Orlando Gutiérrez, ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y excandidato a diputado por el MAS, advirtió que si el TSE no fija el día de votación, será responsable de las acciones a tomar del pueblo en su conjunto.

«Lo único que le queda a este Gobierno transitorio es que, a través de su Órgano Electoral, a la cabeza de Salvador Romero, nos digan el día de elecciones que se va a plantear, pero ya de manera formal, caso contrario ellos van a ser responsables de las acciones a tomar del pueblo en su conjunto», indicó el ejecutivo.

En el oriente

El lunes por la tarde se desarrolló una marcha en la localidad de San Julián en Santa Cruz, bastión del MAS, los pobladores realizaron un cabildo en el que pidieron el desarrollo de elecciones, el levantamiento de la cuarentena “con medidas de bioseguridad”.

“Quiero agradecer a los gobiernos de México y Argentina por salvar la vida de Evo Morales. Evo Morales no nos hubiera tenido el hocico amarrado con un barbijo. Evo Morales sabía manejar el país (…) Queremos la renuncia de Arturo Murillo, queremos elecciones de inmediato”, señaló una de las asistentes a la marcha.

Responsables

El diputado de Unidad Demócrata (UD) Gonzalo Barrientos señaló el expresidente Evo Morales está detrás de todos estos conflictos, respaldados por los dirigentes y por algunos parlamentarios del MAS.

En contraparte, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque negó una vez más que el MAS esté detrás de esas movilizaciones y que es un pedido espontáneo de la población que quiere un gobierno electo en las urnas.

Cuestionantes

El jefe de campaña de la alianza Libre 21, Gilbert Méndez afirmó que el TSE debe asumir un rol de liderazgo “más contundente”, porque es un órgano independiente y no permitir que sean presionados por sectores afines al partido azul.

“El TSE debería asumir una posición más contundente en el sentido de hacerle ver al MAS de que éste es un tema que no está en la buena o mala voluntad de nadie, sino que está en función de una realidad sanitaria que aparentemente a los masistas no les preocupa”, precisó.

Por otra parte, el analista Franklin Pareja, a través de su cuenta de Twitter, señaló que el TSE “actúa como una instancia administrativa y no como un Órgano independiente”.