El Hospital Santa Bárbara, en Tarija. (Foto: El Andaluz)

Bolivia Digital

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Tarija, Paúl Castellanos, demandó al Gobierno 200 ítems para profesionales médicos debido a que el personal actual supera los 60 años y otros que tienen niños fueron liberados del trabajo, en cumplimiento con el Decreto Supremo 4200, además informó que el párroco que dio positivo al coronavirus se encuentra estable.

“De los ítems comprometidos (por el Gobierno), lamentablemente llegó una parte, ayer se pasaron notas al Ministerio de Salud. Nos estamos quedando sin gente, estamos pidiendo 200 ítems”, afirmó.

Al momento, 503 personas se encuentran en observación y cumplen la cuarentena, 12 sospechosos de COVID-19, ocho de los cuales fueron descartados, informó la responsable de Epidemiología del Sedes, Claudia Montenegro.

Cámaras de desinfección

El hospital Regional San Juan de Dios de Tarija recibirá sus dos primeras cámaras de desinfección “de las siete u ocho” que se tienen previstas para evitar la propagación del coronavirus.

El director del Hospital Regional, Jorge Morales, informó que las cámaras serán colocadas en áreas estratégicas del establecimiento sanitario con la finalidad de que todas las personas reciban la ducha con alcohol al ingreso al hospital.

“Estamos revisando los lugares ideales para colocar las cámaras de desinfección tanto para el personal, pacientes como vehículos, tendríamos que colocar estas cámaras para que toda la gente y los vehículos sean desinfectados al ingreso y salida para disminuir las posibilidades de contagio”, señaló Morales.

La secretaria de Obras Públicas de la Gobernación de Tarija, Ana María Barja, no descartó que las estructuras metálicas de descontaminación también sean ubicadas en mercados y centros de abasto.

“La Gobernación fabrica túneles o cámaras de desinfección, la idea es ubicarlas en las entradas principales de los hospitales o centros de abastecimiento”, afirmó.

Banco de sangre desabastecido

El jefe de la Unidad de Terapia Intensiva, Nils Cazón, a tiempo de informar que el banco de sangre se encuentra desabastecido y “sin provisión”, pidió a las Fuerzas Armadas, Policía y universidades que el personal policial, conscriptos y voluntarios de la población donen sangre

“En este momento necesitamos sangre del grupo A RH positivo para terapia intensiva pediátrica”, solicitó.