Foto: Archivo

Bolivia

El personal de salud del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) La Paz está preparado para suministrar la segunda dosis de la vacuna Sputnik V contra el Covid-19 al personal de salud de primera línea, según la Responsable Departamental del PAI, Peggy Ibáñez.

El viernes 29 de enero la primera vacuna contra la Covid-19 fue inyectada a una enfermera por primera vez en Bolivia, tras la llegada de las 20 000 dosis iniciales del inmunizador ruso Sputnik V.

En ese cargamento arribaron dos tipos de dosis, para la primera inoculación y la segunda que se administra después de tres semanas de recibir la primera.

«En la primera dosis, la caja presenta dos franjas una de color azul y la otra guinda, además el frasco la tapa es de color blanco», señaló Ibáñez.

Añadió que el componente que presenta la primera dosis es Arb26s mientras que para la segunda dosis es Arb 5, por lo que las vacunas necesariamente deben tener las dos dosis para lograr la inmunidad prometida por los fabricantes.

El SEDES ya cuenta con ambas dosis y sólo espera cumplir el cronograma para la segunda dosis. Para la vacunación al resto del personal de salud, se coordinó con el nivel central para que las vacunas sean almacenadas en el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (INLASA) ya que cuentan con las cámaras de refrigeración requeridas y se vacunará al personal de salud según un cronograma, sin discriminar establecimientos públicos, privados y de la seguridad social.

En cuanto a los reportes sobre posibles síntomas, se indicó que se hizo el seguimiento durante tres días, primero durante los primeros 15 minutos, luego cada hora y finalmente cada día. Como toda vacuna, se reportó de dolor en el lugar del pinchazo y dolor de cabeza, los cuales se trató con paracetamol.

Ibáñez informó sobre un caso aislado que se presentó en el Hospital Holandés, donde un médico sufrió un desmayo, es por eso que el protocolo señala que quien recibe la vacuna debe estar sano y no debería estar cursando la enfermedad, y si la pasó debe haber transcurrido al menos 90 días sin la presencia de síntomas.