El efectivo policial al ser dado de alta del Centro de Aislamiento. (Foto: AMN)

Bolivia Digital

Agradecido con el personal médico de la Alcaldía y el apoyo moral de sus camaradas, fue dado de alta esta tarde el policía que logró recuperarse del COVID-19 en el Centro de Aislamiento departamental. “Seguiremos al frente, luchando contra esta pandemia”, afirmó con la voz quebrada a tiempo de dejar estas instalaciones donde permaneció por tres semanas.

“Quiero rogar a la población que haga caso, que cumpla las normativa, que no salga a la calle, porque a consecuencia de todas estas situaciones nosotros nos vemos en riesgo”, enfatizó el efectivo policial, quien fue aplaudido por sus camaradas y personal médico cuando salió del Centro de Aislamiento.

“Es como volver a nacer”, fueron las primeras palabras que dio el efectivo policial ante los medios de comunicación. Por tres semanas estuvo internado. Aún quedan 30 efectivos policiales en el albergue de aislamiento.

En su relato dijo que no comprende en qué momento se contagió, pese a todas las medidas de bioseguridad que utilizó. Sin embargo, aseguró que desde hoy continuará con todos sus proyectos de ida, indica nota de prensa.

Destacó la atención médica y social en el Centro de Aislamiento, lo calificó de “muy bueno”. “Se preocupan, te llaman en la mañana. Ingresan, te traen los alimentos, te preguntan cómo estás. En la tarde te hacen la revisión, te toman muestras, te hacen las recomendaciones, ‘cualquier cosa llámenos’, no importa la hora. Excelente”, afirmó el policía.

En total, en el albergue hay 68 internados, 12 son sospechosos de coronavirus y el resto son casos positivos. Al respecto, el responsable del centro que administra la Alcaldía paceña, Álvaro Cabezas, explicó que para dar el alta médica se toman dos muestras para análisis, la primera luego de los 14 días de tratamiento y la segunda luego de 24 horas; solo en caso que ambas sean negativas al COVID-19 se autoriza la salida.

Desde que comenzó a funcionar el albergue de aislamiento otras 20 personas ya se recuperaron, entre sospechosos y activos. La capacidad del lugar es para 600 personas, con ámbito de alcance departamental, en razón de que hay internados de otros municipios.

El comandante departamental de la Policía, Wilson Ortiz, reflexionó sobre el riesgo que están expuesto los efectivos en centros de abasto, lugares concurridos, incluso en riñas y peleas. “Este enemigo invisible no reconoce grados ni condiciones sociales, solamente hagamos caso”, afirmó.

Mencionó que aún hay 84 policías que están contagiados en el departamento y espera que puedan recuperase para dar “las buenas noticias”. El jefe policial recibió y dio la bienvenida al efectivo policial recuperado al salir del Centro de Aislamiento.