SEG9-F1-FOQUITOS- CARLOS BARRIOS

 

Roberto Medina Buezo – Edición impresa

Focos intermitentes, adornos de material sintético, árboles de plástico y pesebres de paja son los elementos tradicionales en la mayoría de los hogares bolivianos durante la época navideña, y todos estos pueden originar incendios si es que no están conectados debidamente, se encuentran cerca del fuego, no son vigilados de manera constante o están en malas condiciones.

Ante la posibilidad de incidentes, el capitán Jorge Ramírez, de la Unidad de Bomberos Antofagasta, en entrevista con el periódico Bolivia, proporcionó algunos consejos a fin de que se eviten incendios:

1. No saturar las conexiones. “Mucha gente conecta o sobrecarga en una sola terminal varios artefactos, esto puede generar chispas que desencadenen en fuego incontrolable”.

2. Evitar instalaciones improvisadas o artesanales. “Solo se deben emplear cables que resistan la corriente a ser utilizada, ya que a veces se usan artefactos que demandan mucha energía y los cables se queman por esa demanda”.

3. Los productos de dudosa procedencia son peligrosos. “A veces se compran adornos, focos y otros objetos cuya calidad es muy mala, y estos se queman con facilidad, por ello hay que usar siempre los que son debidamente certificados y mejor si es que tienen garantía”.

4. Hacer una revisión minuciosa de los focos navideños. “El buen estado de los focos es fundamental porque muchas personas los guardan de forma inadecuada y esto provoca el deterioro de la estructura de los cables, entonces hay que fijarse bien que no estén retorcidos, rotos ni tengan rajaduras”.

5. El uso de los focos debe limitarse a las noches. “Su empleo es de preferencia nocturno y cuando los dueños se van a descansar deben apagarlos por completo porque a veces hay intermitencia en la energía. En las instituciones públicas se encienden todo el día, pero al acabar las actividades igual hay que desconectar los focos y adornos porque siempre está latente un posible sobrecalentamiento”.

6.- Solo un experto debe hacer las reparaciones. “A veces los focos y otros adornos presentan fallas y el propietario hace arreglos; sin embargo, lo mejor es acudir a técnicos especializados porque ellos detectarán las fallas y harán la reparación que corresponda”.

Velas y extintores

El capitán Ramírez añadió que las velas son igual de peligrosas que las instalaciones eléctricas, ya que en segundos pueden quemar todo un ambiente si es que se cae o su fuego se extiende a materiales sintéticos.

“Hay que poner las velas siempre en candelabros y hacer el control constante. También tienen que estar alejadas de los materiales combustibles y sintéticos que por lo general están en los árboles, pesebres y nacimientos. Una pequeña ráfaga las puede hacer caer y provocar el incendio, entonces los dueños deben vigilarlas en todo momento”, manifestó.

De igual manera, recomendó tener a mano un extintor con una carga mínima de cuatro kilos para que sea eficiente al momento de apagar el fuego.