Los pacientes recuperados en el hospital La Portada de la ciudad de La Paz. (Foto: AMN)

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

La Paz es el tercer departamento con mayor cantidad de casos de coronavirus a escala nacional (381 casos hasta el viernes 22 de mayo), pero es el que tiene mayor cantidad de pacientes que se recuperaron de la enfermedad, en total 184 personas, además de 23 fallecidos. Por lo tanto, en la región quedan solo 174 casos activos que están en manos de los médicos para superar el virus.

A este panorama se suma el hecho de que seis municipios del departamento ya vencieron a la enfermedad, pues los pacientes infectados ya se curaron. Estos poblados son: Cairoma, Malla, Copacabana, Achacachi, Cajuata y Sica Sica.

Para el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de La Paz, René Sahonero, estos logros en la lucha contra el coronavirus se deben a la aplicación de una política departamental basada en la prevención, contención y aislamiento del mal, sostenido por la unidad y coordinación entre todas las autoridades e instituciones del departamento.

“Todos los departamentos están pensando primero en unidades de terapia intensiva. En La Paz lo primero que hemos pensado es prevención, contención y aislamiento. Obviamente nos preparamos respecto a las unidades de terapia intensiva, pero eso es para los pacientes que están en estado crítico”, explicó Sahonero.

En cuanto a las medidas de hecho que permitieron contener el brote, el director del Sedes destacó el centro de aislamiento instalado en el hotel Radisson de la ciudad de La Paz, pues logró negativizar (o romper) la cadena de contagio. Actualmente, este recinto alberga a 142 contagiados.

“Por eso la gente que ingresa al centro de aislamiento no sale a los hospitales, sale a su casa”, añadió.

Entretanto, en otros municipios también se aplicaron encapsulamientos para cortar la cadena de contagio y erradicar el virus de sus territorios.

Uno de estos poblados es Cairoma, que fue clasificado como de alto riesgo porque presentó 11 casos, de los cuales nueve ya dieron negativo dos veces al virus y dos esperan su contraprueba para ser dados de alta, informó el alcalde Víctor Morales Ruiz.

“Hemos tenido la desgracia de presentar muchos casos, pero afortunadamente superamos esta situación gracias a que hemos cumplido todas las disposiciones emitidas según los decretos supremos del Gobierno”, manifestó.

Morales explicó que a raíz de la confirmación de los casos, el municipio decidió el encapsulamiento de la población minera de Viloco y posteriormente asumió la determinación de encapsular todo el municipio para cortar la cadena de contagios.

Sahonero destacó el apoyo recibido por las autoridades municipales, pues no dejaron solas a las Fuerzas Armadas y a la Policía en la tarea de hacer controles, por ejemplo, en los mercados y centros de abasto. “Nadie ha ido por su lado y esa es una fortaleza”, afirmó.

Flexibilización de la cuarentena

El director del Sedes manifestó que si bien ya hay municipios libres de coronavirus, el panorama en las ciudades de La Paz y El Alto es también importante, ya que entre ambas ciudades se concentran más de dos millones de habitantes.

En La Paz se reportaron 174 pacientes positivos para COVID-19, nueve fallecidos y 92 personas recuperadas, que representan el 52,8% del total de casos confirmados.

En El Alto se registraron 145 personas contagiadas, 10 fallecidos y 60 recuperados, que representan el 41,3% del total de contagios.

Por esta razón, las autoridades de ambas urbes decidieron ingresar en cuarentena dinámica a partir del 1 de junio, ante la previsión de que los dos municipios pasen de riesgo alto a medio o moderado.

De hecho, en El Alto, el transporte público comenzará a trabajar desde este lunes, previo cumplimiento de las medidas de bioseguridad.

Para Sahonero, esta flexibilización implica una nueva prueba para la contención del brote de coronavirus, ya que existe el peligro de un pico de casos.

“Estamos rogando que la gente salga de forma ordenada, disciplinada y cumpla todas las medidas de bioseguridad, si no cumplen habrá un rebrote y tendremos muchos problemas”, añadió.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, se sumó al pedido y exhortó a la población a actuar con responsabilidad y acatar las medidas de bioseguridad que serán normadas para actividades laborales, comercio y transporte.

“Si incumplen las normas, vamos a tener que cerrar, vamos a tener que volver a una cuarentena rígida y el perjuicio es para la misma gente. Todos tenemos que contribuir a cumplir estas medidas de bioseguridad y evitar que esta flexibilización, que nos va a favorecer para movilizar la economía de la ciudad, no signifique al mismo tiempo un incremento inmanejable de casos”, afirmó.