Foto ilustrativa RRSS

El Ministerio Público informó hoy que el Juzgado de Familia e Instrucción Penal 1⁰ jurisdiccional de Cotoca dictó sentencia condenatoria de tres años de cárcel para Hipólito E. P. y dos años para Adrián E. O. por la comisión de los delitos de atentado contra la salud pública y conducción peligrosa, ilícitos cometidos durante la cuarentena.

La información fue proporcionada por la Fiscal Departamental de Santa Cruz, Mirna Arancibia Belaunde, quien manifestó que son las primeras sentencias obtenidas por atentar contra la salud pública, ya que incumplieron los decretos supremos 4199 y 4200.

En la audiencia de medidas cautelares, la Fiscalía presentó todos los elementos de convicción que demuestran que los ahora sentenciados son autores del hecho investigado. Ambos sujetos, mediante su abogado, reconocieron haber cometido el delito y solicitaron someterse a la salida alternativa de procedimiento abreviado.

De acuerdo a las investigaciones, el hecho se registró el 25 de marzo, aproximadamente a las 15.30, cuando efectivos policiales de la Unidad Operativa de Tránsito realizaban patrullaje rutinario, dando cumplimiento al Decreto Supremo 4199. Interceptaron un vehículo tipo vagoneta marca Toyota, de servicio público perteneciente a la Asociación 24 de Septiembre, conducido por Hipólito en compañía de Adrián, quienes circulaban consumiendo bebidas alcohólicas, motivo por el cual fueron aprehendidos. En la prueba de alcohol-test ambos ciudadanos dieron positivo.

Por su parte, el fiscal asignado al caso, Gerardo Balderas, señaló que ambas personas tenían conocimiento que los decretos supremos 4199 y 4200, que decretan cuarentena total en toda Bolivia, como medida de prevención del COVID-19 para resguardar la salud y la vida de todos los bolivianos. Aún así incumplieron el mandato, poniendo en peligro su propia vida y la salud pública de la sociedad en general.