Imagen referencial.

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

Ante la falta de ingresos económicos y debido a que uno de los más afectados es el sector de restaurantes y locales gastronómicos, los servicios de delivery comenzaron a operar en la ciudad de La Paz. Al momento figuran 30 centros que satisfacen ciertas necesidades y por supuesto complacen algunos gustos.

La iniciativa partió de la Cámara de Empresarios Gastronómicos de La Paz y se confirmó con el objetivo de realzar la economía, ya que el sector gastronómico representa casi el 15% del PIB paceño, se lee en páginas consultadas por Bolivia Digital.

La condición para ofrecer este servicio es cumplir con estándares y normas de cuidado ante el contagio del nuevo virus y es así que el lunes se lanzó la primera tanda con 30 restaurantes autorizados. Con el paso del tiempo se añadirán más de 50 y se respetará el pedido del Viceministerio de Seguridad Ciudadana de implementar paulatinamente esta iniciativa para cuidar la salud de los comensales.

El listado de los comercios que cuentan con este servicio se puede encontrar en: https://azafranbolivia.com/lista-empresas-delivery-la-paz/

Los negocios autorizados hasta el momento son aquellos que cumplen rigurosas especificaciones legales y se analiza la posibilidad de integrar otros más pequeños e informales. Según un informe de la Cámara de Empresarios Gastronómicos de La Paz, las normas de bioseguridad que deben cumplir los negocios están plenamente comprometidos con el cuidado protocolar para resguardar la confianza y seguridad de sus clientes. Como, por ejemplo; todos los empleados deben seguir con el uso de guantes, gorros y barbijos especiales para ingresar al negocio.

Además, estos negocios cuentan con bandejas de desinfección para zapatos que están disponibles tanto en la entrada del comercio como al ingreso de la cocina y otras áreas. Otra medida que implementaron es la medición de la temperatura del personal al ingreso.

De acuerdo al informe igual se instruyó facilitar casilleros y uniformes nuevos para ser utilizados en la actividad y dentro del establecimiento, el lavado de las manos constante y mantener la distancia entre personas y por áreas. Las zonas serán divididas (de cocina, de empaque, de despacho, etc.) y los riders se desinfectan y se los atiende en la puerta.

Este servicio comenzó a trabajar el lunes desde las 08.00 hasta las 20.00, lo cual depende de la disposición del establecimiento. Se recomienda que los pagos sean on line para evitar el mayor contacto posible con los repartidores.

El chef Roberto Salguero recomienda no cambiar la costumbre adquirida durante más de un mes de cuarentena, en la que seguramente la mayoría de las comidas estaban realizadas con verduras y productos sanos.

“Muchas personas, si no es la mayoría, tuvieron tiempo para elaborar mejor sus alimentos, pensando en la familia, la economía y el tiempo que le dedicaron a la preparación, esto no se compara con un almuerzo en la calle o una comida rápida”, sostuvo.

Salguero manifestó que si bien los servicios de delivery de comida ayudan en esta época porque muchas personas ya se agotaron de cocinar todos los días, aunque también reconoció que algunas personas ya se desacostumbraron de comer comida rápida.

Agregó que no se puede dejar de lado lo “muy bien aprendido” en cuanto a continuar limpiando cada producto con la solución de agua y lavandina, y descartar las bolsas de plástico y los desechables en los que le llegará la comida.

“Siga limpiando esos envases y cámbielos a otros antes consumirlos. El riesgo es no conocer en qué condiciones se elaboran los platos, se le suma el uso de recipientes y envoltorios”, dijo y recomendó que esta solicitud no debe ser constante, sino de emergencia.