Los clubes anuncian que recurrir a los juveniles es una opción. (Foto: División de Ascenso)

La Paz / Bolivia deportes

Para que la pelota vuelva a rodar en la cancha, hay varios obstáculos que los clubes bolivianos deberán superar en la parte económica.

El principal es que los clubes de la División Profesional de la Federación Boliviana de Futbol (FBF) lleguen a un acuerdo con Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) en el tema salarial.

Los equipos han propuesto la cancelación del 50% de marzo, y a 25% de abril y mayo, que la agremiación ha condicionado a negociar a la cancelación de salarios devengados hasta febrero.

El vicepresidente de la FBF, Robert Blanco, afirmó que la situación del fútbol está muy complicada porque no hay ingresos para cumplir con el pago de sueldos y Fabol se niega a negociar la rebaja.

“En la reunión de Consejo virtual de la División Profesional del jueves, vamos a hacer el último intento para encontrar un entendimiento con los representantes de los jugadores; si mantiene la negativa, declararemos desierto el campeonato o jugar con juveniles”, dijo.

Después los clubes tienen pensado pedir auxilio al Gobierno nacional para que gestione ante las Gobernaciones la exención del 10% del alquiler en los estadios y ante la Controlaría el pago de impuestos.

La medida se podría extender de seis meses a un año, hasta que los clubes se puedan recuperar económicamente.

“Una vez que pase la cuarentena por la pandemia del COVID-19, los clubes van a llegar ‘yescas’ (sin dinero) a la reanudación del campeonato y para que no gasten más, acudiremos al Gobierno para que nos puedan exonerar del pago de alquiler de los estadios y la parte impositiva por un tiempo”, remarcó.