Una persona emite su voto en un proceso electoral anterior. (Foto: La Época)

Bolivia Digital

Recientemente el vecino país de Argentina estableció nuevas medidas destinadas a controlar la propagación del coronavirus, las restricciones vigentes en ese país impedirían que los compatriotas bolivianos que residen en ese país puedan participar de las elecciones generales, en caso de concretarse los plazos aprobados por los 2/3 del MAS al interior de la Asamblea Legislativa de Bolivia (ALP). La convocatoria aprobada por el partido azul determina la realización de comicios nacionales dentro de un plazo máximo de 90 días computados a partir del 3 de mayo de 2020.

Argentina definió ampliar las restricciones de movilidad a través de dos decretos. El primero hasta el 26 de abril y el segundo, en cumplimiento a la denominada “cuarentena administrada”, hasta el 10 de mayo de 2020. De acuerdo a los resultados, el Gobierno argentino evaluará la extensión o flexibilización de las medidas de aislamiento. Entre las restricciones se considera el cierre de fronteras y la prohibición de circulación entre provincias.

En fecha 27 de abril se amplió la prohibición de vuelos comerciales domésticos e internacionales desde el territorio argentino, así como la venta de boletos aéreos hasta el 1 de septiembre del presente año, fecha en la cual las compañías aéreas podrán regularizar sus operaciones en ese país.

Ante esta situación, mediante un informe enviado a la Cancillería de Bolivia por la misión diplomática en el vecino país, se menciona que la realización de las elecciones generales de Bolivia en territorio argentino, donde radica la más grande comunidad boliviana en el extranjero, se enfrenta a tres factores que no están bajo el control del Estado boliviano, sino de los gobiernos central, provincial y municipal argentinos:

1. La autorización sanitaria para utilizar escuelas públicas, como recintos electorales, donde acudirán cientos y miles de ciudadanos bolivianos. En el padrón electoral se tiene a 166 mil electores inscritos en territorio argentino.

2. El traslado de los funcionarios y material electorales desde Bolivia, lo cual depende de la apertura del espacio aéreo argentino o de un permiso especial.

3. El aislamiento obligatorio de 14 días para bolivianos que hayan arribado a Argentina, habiendo transitado por zonas afectadas por el coronavirus, en referencia al personal del órgano electoral de Bolivia.

El informe concluye que: “De mantenerse ese periodo para la realización de las elecciones generales de Bolivia en territorio argentino, se corre el riesgo de limitar el derecho electoral de los ciudadanos bolivianos residentes en la República Argentina, ya que es muy incierto que las mismas se lleven a cabo en este país”.