Tres exministros de Evo Morales no consiguieron los salvoconductos por parte de la Cancillería de Bolivia; una de las razones, según el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, es para garantizar el diálogo con miras a la pacificación del país con “interlocutores válidos” del anterior gobierno.

Justiniano ha dicho que más importante que dar salvoconductos es pacificar el país, pero que a pesar de ello se concedió la solicitud a algunos solicitantes, quienes decidieron seguir la ruta de Morales y su exvicepresidente, Álvaro García Linera.

“Romero, Arce y Quintana no han obtenido el salvoconducto. Se ha otorgado a otras personas”, dijo al referirse a los exministros de Gobierno, de Justicia y de la Presidencia que pretenden ir a México, donde está Evo Morales.

La situación de los tres hombres fuertes del gobierno de Morales no es casual, pues a Quintana se le atribuye haber gestado movilizaciones violentas y hasta subversivas para desestabilizar al actual gobierno de transición de la presidenta Jeanine Áñez; a Arce se le responsabiliza por la crisis institucional en el Órgano Judicial y a Romero de haber promovido persecución política a los adversarios.

En medio de la latente crisis política y social que se vive en el país, la Cancillería otorgó un salvoconducto a Evaliz Morales, quien solicitó asilo político a la Embajada de México. Otras 20 personas esperan una respuesta.

“Ya se autorizó (el salvoconducto) a Evaliz Morales”, confirmó Justiniano, con lo cual establecía que hubo un tratamiento personalizado y se concedió la solicitud a la hija del ex jefe de Estado.

La Cancillería se reserva el derecho de conceder el salvoconducto, el cual le permitirá al interesado permanecer en un lugar sin riesgo y gozar de libre tránsito. La canciller Karen Longaric también ha confirmado 20 solicitudes de asilo en México, por lo que está “analizando uno a uno los salvoconductos”. El análisis de cada caso se da en medio de las observaciones al incumplimiento del estatus de asilado por parte de Morales, quien desde que llegó a suelo mexicano, el 12 de noviembre, ofrece conferencias de prensa y varias entrevistas exclusivas.

Además de los exministros de la Presidencia Juan Ramón Quintana, de Justicia Héctor Arce y de Gobierno Carlos Romero, considerados operadores cercanos del entorno de Evo Morales, también se encuentran en la Embajada de México el exministro de Economía Luis Arce, de Minería César Navarro, de Obras Públicas Óscar Coca y de Defensa Javier Zavaleta.

Otros que esperan su salvoconducto son el exoficial de Seguridad de Información del Órgano Electoral Plurinacional (OEP) Sergio Daniel Martínez y el exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic) Nicolás Laguna, de quienes se sospecha que tuvieron alguna participación en el fraude electoral del 20 de octubre.

La lista es larga y entre los nombres de los interesados en lograr un salvoconducto se destaca el de la exdirectora de la Unidad de Investigaciones Financieras Teresa Morales, quien en su corta gestión y en plena campaña electoral inició procesos por presunto enriquecimiento ilícito a la exgerente de PAT Ximena Valdivia, exsocia de Carlos de Mesa, el principal contendor de Evo Morales en las pasadas elecciones.

Y entre gestiones diplomáticas, la pacificación del país urge para garantizar unas elecciones transparentes que le devuelvan el poder al pueblo.

 

 

La canciller Karen Longaric también confirmó 20 solicitudes de asilo en México.