INTER - Francia - AFP

 

AFP / Francia – Edición impresa

Sindicatos franceses pidieron ayer aumentar la movilización contra la reforma del sistema de pensiones propuesto por el Gobierno y advirtieron que no habrá tregua de Navidad.   

“La huelga continúa y lo sentimos porque no lo habíamos previsto de esta manera. Nos hemos dado cuenta de que el Gobierno no da su brazo a torcer y esto va a durar tiempo. No habrá tregua de Navidad salvo si el Gobierno entra en razón”, afirmó el secretario general del sindicato CGT de los trabajadores ferroviarios, Laurent Brun.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, presentó el miércoles en detalle su plan de reforma del sistema de jubilaciones, que pretende unificar los 42 sistemas diferentes que tiene el país en uno solo, con el que, según el Jefe de Estado, “todo el mundo saldrá ganando”.

El Gobierno mantuvo su plan inicial, una de las promesas electorales de Macron, pero flexibilizó algunos puntos, debido a la situación en las calles.

Sin embargo, estas concesiones no fueron consideradas suficientes por los sindicatos, que pidieron que la huelga se intensifique.

Para ellos, el Gobierno cruzó una “línea roja” con sus anuncios de reforma sobre el sistema de jubilación, un tema muy delicado en Francia, sobre todo en algunos gremios como los trabajadores del sistema de transporte y algunas profesiones consideradas de riesgo.

Con el objetivo de desactivar el pulso, Philippe anunció que contactará a los sindicatos para “retomar rápidamente el diálogo”. “Mi puerta está abierta, mi mano está tendida”, manifestó.