Los reservistas felicitados por sus familiares y amigos. (Foto: Jorge Mamani)

Bolivia

En varios actos simultáneos que se realizaron en todas las unidades militares del país, la mañana de este sábado se lincenciaron más de 16.000 soldados y marineros del primer escalón categoría 2020 de las Fuerzas Armadas.

Como medida de bioseguridad, todos los actos se desarrollaron a puerta cerrada mientras los jóvenes usaron barbijos y cumplieron con el distanciamiento social. Sus familiares los esperaron afuera y la emoción se apoderó de todos cuando empezaron a salir con sus maletas. 

“Este país que nos alberga y que nos ha dado todo nos da una familia, un hogar, una historia, una nacionalidad, y sólo nos pide a cambio que lo defendamos y que trabajemos por él”, enfatizó el ministro de Gobierno y actual ministro de Defensa interino, Eduardo del Castillo, en instalaciones de la Brigada Aérea de El Alto.

Recalcó el orgullo que tiene un ciudadano al servir y cumplir con la patria y remarcó que su defensa se rige en la preservación de los recursos naturales y el respeto por la soberanía del territorio nacional en cumplimiento de la Constitución Política del Estado.

“Defender la patria, estimados soldados y marineros, es defender su territorio y todo lo que nos da, es decir defender nuestros recursos naturales, nuestro gas, nuestro litio, nuestro mutún, nuestros ríos y nuestras selvas, de extranjeros que osen algún día privatizarlas, o que busquen usar nuestro territorio para su beneficio propio”, dijo.

Aseguró que Bolivia nunca renunciará a su anhelo de una salida soberana al mar ni permitirá la instalación de bases extranjeras en el territorio.

“Defender nuestra patria es la tarea de cada uno de los bolivianos y las bolivianas que se encuentran en nuestro país. La patria es su casa, cuidarla y defenderla es nuestra razón de vida y eso no se debe olvidar en ningún momento”, afirmó.