-Alessandra Riccio*

Soledad Cruz Guerra (Florida, Camagüey, 1952), graduada de Estética en el Instituto Superior de Arte de La Habana, fue comentarista cultural y notista política del periódico Juventud Rebelde, órgano de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba. Ha colaborado en numerosas publicaciones nacionales y extranjeras. Ha publicado: Documentos de la otra (archivo incompleto), Comité Puertorriqueño de Intelectuales, Puerto Rico, 1988; Jinete en la memoria, Editora Abril, La Habana, 1989; Fábulas de amor, La Habana, 1990. Para más detalles, he aquí una miniautobiografía: Primero yo quería ser mamá de muchos niños, como la vecina Queta. Y como ella, acunaba a las botellas con falditas de papel que hacían de muñecas. Mecía a una en una hamaca, la otra en un sillón pequeñito, mientras la tercera dormía en la cama y la cuarta, sostenida en un brazo, lloraba inmaginariamente, al tiempo que preparaba la supuesta toma de leche y profería las mismas quejas y mimos de la vecina Queta: pichoncitos míos, tengan paciencia, me van a volver loca, cuando venga papá daré las quejas. Esto fue hasta que tuve la primera maestra. Entonces los hijos y el hogar en juegos se transformaron en aula y yo, por supuesto, quería ser maestra. Y fui maestra hasta que escuché Radio Rebelde, el de la Sierra Maestra, y quise ser como Violeta Casals, anunciando batallas y victorias a riesgo de que el guardia jurado de la esquina la emprendiera contra mis padres. Después Gagarin subió al cielo y me convencí de que el mejor oficio cuando fuera grande, era ser cosmonauta. Y empecé a aprenderme de memoria los nombres y posición de las estrellas, las nebulosas y constelaciones hasta que cayó en mis manos una novela, El río, la primera novela de valor leída en la naciente revista Mujeres. Entonces, como la protagonista de la obra, una muchacha de 14 años, quise ser escritora y desde entonces padezco el virus. Como todos, crecí, he escrito algo, más de una vez me he sentido cosmonauta, parí una hija y en ella he vuello a repetir el ciclo de los cambios en la frase: cuando sea grande seré… (Juventud Rebelde, ¡Oh! ¿Qué seré? ¿Qué seré?, 24 de enero de 1991, p. 4.).

*Tomado de Inti, revista de literatura hispánica  Vol 1, Num 84, 1991.