Ciudadanos bolivianos reprimidos por las fuerzas del orden. (Foto: Archivo)

• Roberto Medina Buezo /

Desde el 4 de diciembre de 2019 se introdujo a Bolivia, desde Ecuador, armamento no letal y aparentemente munición de guerra, por lo que se hará una inspección para conocer la ruta de ese cargamento que al parecer fue trasladado a dos unidades policiales y al Regimiento Ingavi.

“Se han tomado declaraciones a las autoridades de 2019 y se establece que desde el 4 de diciembre de esa gestión se produjo un viaje en el que se introdujo (a Bolivia) armamento no letal y aparentemente munición de guerra. Las declaraciones nos permiten aseverar que funcionarios del estamento diplomático (de 2019) habrían gestionado este envío desde Ecuador”, detalló el comandante de la Policía, coronel Jhonny Aguilera.

El agregado militar de Bolivia en Ecuador, a finales de 2019, fue quien gestionó el envío de ese material en una aeronave C-130.

Aguilera agregó que en próximos días se establecerá la cantidad (de gases y armamento bélico, en caso de confirmarse) que llegó a Bolivia, mediante el reporte del cargamento, así como el uso que se le pretendía dar.

“Las declaraciones nos permiten aseverar que funcionarios de ese estamento diplomático habrían gestionado este envío desde Ecuador”, remarcó.

Al parecer, en el avión que transportó los gases también se trajeron las municiones. Esta sospecha será confirmada o descartada mediante investigaciones.

El Ministerio Público requerirá inspecciones para establecer la cantidad y las condiciones del transporte, y si se trató de una donación o préstamo.

Al respecto, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, indicó que el Gobierno ecuatoriano prestó gases lacrimógenos a la administración de Jeanine Añez y, extraoficialmente, proporcionó munición de guerra.

“Las investigaciones determinarán si ese cargamento fue adquirido de manera regular o irregular y cuáles eran los fines de estas municiones (en caso de que se confirme su llegada). Se determinará si fueron utilizadas en las masacres (Senkata, Sacaba y otras) o están almacenadas. Gran parte de los gases habrían sido en calidad de préstamo y veremos si la normativa de Ecuador permitía que Lenin Moreno (presidente de Ecuador entre el 24 de mayo de 2017 y 24 de mayo de 2021) saque de su país ese cargamento”, afirmó.

Según publicó el diario digital Plurinacional.info, el Gobierno de Lenín Moreno fue parte del golpe de Estado de noviembre de 2019 contra Evo Morales, que puso de presidenta de facto a la senadora derechista Jeanine Añez. Moreno prestó “gases lacrimógenos y balines con el fin de que ese régimen ilegal reprima al pueblo boliviano” que resistía el golpe de Estado.

“Fue evidente que el Golpe de Estado de la derecha boliviana contó con la participación de diplomáticos de Brasil (Bolsonaro), Argentina (Macri), de la Unión Europea y Reino Unido (con sus embajadores derechistas), de EEUU y obispos católicos miembros de la ultraconservadora Conferencia Episcopal Boliviana (CEB)”, señala.

EVIDENCIA

En una carta fechada el 27 de mayo de 2020, enviada por el comandante general de la Policía Nacional del Ecuador, Hernán Patricio Carrillo Rosero, al entonces agregado de Defensa de la Embajada de Bolivia en ese país, José Luis Frías, se solicita la devolución del material entregado, en calidad de préstamo, a finales de 2019.

“A través del presente, me permito hacerle llegar el saludo cordial de la institución a la que represento, a fin que por su digno intermedio, se realicen las coordinaciones necesarias frente al Ministerio de Defensa del hermano país de Bolivia, a efecto de que podamos recibir el material CM que en calidad de préstamo fuera entregado en el mes de noviembre de 2019”, se lee en la misiva publicada por la agencia ABI.

El detalle indica que Ecuador entregó 5.000 granadas de mano GL-302, 500 granadas de sonido y destello para exteriores, 2.389 proyectiles de largo alcance calibre 37 mm y 560 proyectiles de corto alcance calibre 37 mm.

linkedin