El Viceministro de Presupuesto durante la conferencia de prensa, ayer. (Foto: Jorge Mamani)

• Frank Ibañez/

Gracias a la implementación de la plataforma de subasta electrónica se logró un ahorro por Bs 529 millones en las compras estatales de bienes y servicios, informó el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Zenón Mamani.

“Desde el momento de la implementación de la subasta electrónica, desde febrero de 2021 hasta agosto de 2022, los ahorros logrados en las convocatorias y servicios alcanzan a 529 millones de bolivianos”, informó Mamani.

Con la implementación de esta plataforma se modernizan los procesos de adquisición de bienes del Estado y se garantiza la transparencia en la oferta y adquisición de bienes en el marco del lineamiento de lucha contra la corrupción.

“El ahorro promedio en procesos de contratación en los que se aplica la subasta electrónica es superior a los procesos en los que no se aplica la subasta. Son resultados muy importantes que se han avanzado dentro del proceso de modernización del sistema de contrataciones”, resaltó el viceministro.

La subasta electrónica es una plataforma en la que las empresas y personas naturales compiten en tiempo real con la presentación de sus ofertas económicas, por un tiempo determinado, ganando la subasta la oferta más baja.

La subasta electrónica se aplica en las modalidades de contratación de Licitación Pública, Apoyo Nacional a la Producción Empleo (ANPE) y procedimientos competitivos. 

Desde la implementación de la subasta, el número promedio de proponentes que se presentan a las convocatorias se ha incrementado entre el 30% y 70% dependiendo de la modalidad de contratación, es así que, de enero a agosto, se tienen más de 32 mil proveedores que se presentaron a procesos de contratación, número que supera por mucho a los 26 mil proveedores activos de la gestión 2019, sin el uso de medios electrónicos.

En la gestión 2021, la subasta se aplicaba únicamente a la compra de bienes, alcanzando al 64% de las convocatorias.  En 2022, la subasta se amplía a bienes y servicios, alcanzando el 89% del total de convocatorias.