Freddy Téllez hace un balance de dos años de gestión de la nueva Federación. (Foto: BD)

La Paz / Bolivia Deportes

Hoy se cumplen dos años de gestión de César Salinas Sinka al frente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). El 10 de abril de 2018 fue posesionado como nuevo presidente de la entidad.

El director general ejecutivo de la FBF, Freddy Téllez, hace un balance y una evaluación con tres puntualizaciones:

¿Cuál es la evaluación que hace de estos dos años de gestión?

El balance es positivo. En dos años se logró un reordenamiento administrativo, se eliminó la administración de tres cabezas: FBF-Liga-ANF centralizándola en solo una.

Es una realidad la Casa de la Verde y estamos con la certeza de llegar al próximo mundial.

La administración era muy burocrática, discrecional, sin contar que era fundamentalmente política, eso le quitaba orden y autoridad siendo los resultados una larga data de fracasos deportivos.

¿Qué cambios estructurales se han hecho?

Desde el momento que se tiene el control administrativo, se ha hecho un trabajo correcto, transparente, eficiente, profesional, etc. La elección en la plancha del Comité Ejecutivo, eliminó las componendas políticas que le hicieron mucho daño a nuestro futbol.

Desde que soy dirigente nunca recibí copia de los estados financieros como manda la norma ni de la Federación ni de la División Profesional (ExLiga); cambiaban estatutos y reglamentos a conveniencia, reglamentos de campeonatos cuando ya estaban finalizados los mismos, sin respetar los procedimientos; se firmaban contratos sin licitación entre cuatro paredes, las pignoraciones eran el pan de cada día y esta era la herramienta para defenestrar presidentes de clubes, sin el debido proceso legal ni administrativo.

Pero se dio fin a más de una década con desorden, que solo beneficiaba a algunos clubes en desmedro de otros y, peor aún, en perjuicio del futbol boliviano.

¿Qué cambio hubo en lo jurídico?

Los procedimientos ahora cumplen plazos, los fallos de TRD (Tribunal de Resolución de Disputas) van a la brevedad al TSDD (Tribunal Superior de Disciplina Deportiva), así los deudores solucionan rápidamente sus conflictos internos.

En la práctica pasada esperaban a que inicien los campeonatos para ser presionados por Fabol y todos los deudores, sin importar el monto, debían pignorar contra sus cuotas futuras de los derechos de TV sus deudas, lo malo e injusto era que se perjudicaba incluso a los que estaban al día y transferían millonarios montos de manera directa sin ningún tipo de control y, peor aún, sin conciliar si eran correctos los montos demandados.

¿En lo deportivo?

Este es un trabajo como cualquier otro, leí por ahí que se quejaban de que no los querían; no es un tema de amor, es un tema de capacidad. La gestión de Cesar Salinas y su Comité Ejecutivo se evaluará al culminar la gestión por los logros, en especial deportivos; los parámetros son: Copa América, Preolímpico y Eliminatorias. La primera Copa América fue un rotundo fracaso, el Preolímpico mejoró bastante, ahora nos queda la Eliminatoria y la próxima Copa América. No podemos fallar, esa es nuestra meta principal.

Se deben tomar las mejores decisiones ya que nada te garantiza triunfos, pero sí se puede asegurar trabajo.

La actual administración trabaja de la mano con los proyectos de FIFA y Conmebol, que siempre los hubo, la diferencia es que ahora los tomamos más profesionalmente y van enfocados al fútbol base e infraestructura.

¿Cómo analiza el momento que vive el futbol boliviano?

Estamos en un proceso de mejoramiento en todos los niveles, lástima que esta coyuntura nos deje con tanta incertidumbre, es algo fuera de lo común, no solo afecta al futbol boliviano, sino que incide a todas las actividades en el planeta.

Para nuestra administración es la segunda vez que sucede algo que estaba totalmente fuera de lo previsto. La primera fue el año pasado por temas políticos, que perjudicó en el cierre del torneo Clausura, pero tuvimos la capacidad después de tantos desencuentros entre la misma dirigencia de dar la mejor solución.

¿Cuánto influye el coronavirus en la actual gestión?

Influye en toda la planificación que teníamos, lo peor es que no se puede hacer nada ya que es incierta la solución, no se puede medir en tiempo qué va a pasar en adelante.

¿Dónde está el mayor perjuicio?

El perjuicio es para toda la sociedad y en el fútbol son varios actores los que sufren las consecuencias, particularmente en el ámbito económico.

El empleador debe cumplir sí o sí sus compromisos, la pregunta es de dónde los genera si todas las actividades están paralizadas o semiparalizadas. Entonces tiene que hacer esfuerzos para cumplir y eso lastima la economía en general.

¿Cómo se va a encarar el desfase económico que se generará?

La misma pregunta nos hacemos no solo en la Federación Boliviana de Fútbol, sino también en los clubes; creo que la mejor manera es dialogando y encontrando soluciones justas entre todos.

Lo que pasó es totalmente ajeno al fútbol, entonces no podemos castigar a uno y premiar a otro, hay que encontrar un punto de equilibrio para que no solamente salga dañada una de las partes.

¿Alcanzará el tiempo para cumplir los objetivos que se han trazado para este año?

Tiempo es lo que no se puede medir, en este momento solo hay dos escenarios. El primero, que a corto plazo se vaya dando soluciones a la pandemia en base a medicamentos, eso evitará mayor contagio; y segundo, que no se encuentre la solución y siga habiendo peligro, obligándonos a reducir nuestras actividades solo en domicilios, porque al no hallar una curación los rebrotes pueden continuar.

¿Ayuda o perjudica la suspensión de las dos primeras fechas de las Eliminatorias?

Ninguna de las dos cosas, porque no hay actividad alguna para nadie.

¿El contacto con FIFA Y Conmebol es constante?

Los entes matrices dieron muestras de preocupación, pero también actuar con mucha responsabilidad al suspender todas sus actividades, la Federación solo recibe sugerencias y comunicaciones que las acatamos a cabalidad. Además, actuamos dentro el marco referencial de lo que dispone el Gobierno central.